2 años de fronteras cerradas

Malasia se mantiene aislada desde marzo del 2020 y recién el 1 de enero del 2022 dejará ingresar a los turistas extranjeros convirtiéndose en el país con la restricción más prolongada de todo el mundo.

El próximo 1 de enero de 2022 Malasia pondrá fin a uno de los cierres fronterizos más prolongados de todo el mundo, en la medida en que fue decretado en marzo de 2020, en los primeros compases de la pandemia de COVID-19.

El responsable de la comisión para la recuperación económica, el ex primer ministro Muhyiddin Yassin, ha anunciado la reapertura, confiando en que permita reactivar el turismo. El sector, que representaba antes de la pandemia el 10% del PIB, vive una “lenta recuperación” por la ausencia de viajeros extranjeros.

El actual primer ministro, Ismail Sabri Yaakob, que asumió el cargo tras la dimisión de Muhyiddin precisamente por la gestión de la pandemia, ha anunciado también la próxima activación de corredores de viaje con Indonesia y Singapur para facilitar la llegada de personas que ya hayan completado la pauta de vacunación contra la COVID-19.

Los turistas vacunados pueden empezar a visitar la próxima semana el archipiélago de Langkawi, un destino popular en el estrecho de Malaca. La ministra de Turismo, Nancy Shukri, ha explicado que esta reapertura de parcial servirá como prueba para el levantamiento de las restricciones a nivel nacional.