“Agente de viajes: de profesión envidiada a menospreciada”

Análisis comparativo de la situación de los profesionales del turismo en el mundo por María Inés Martínez, periodista especializada en Turismo.

Hasta hace unos meses una de las actividades que más envidia causaba entre amigos y conocidos era la de los agentes de viajes, ya que no solamente ganaban dinero con lo que hacían, sino que además viajaban gratis por el mundo invitados por cadenas hoteleras, parques temáticos, compañías aéreas o destinos con el fin de conocer el producto para poder venderlo mejor.
Hoy la situación cambió radicalmente y muchos se juegan su supervivencia.

El Coronavirus COVID-19 desnudó algunas miserias de este mundo moderno y el turismo en todas sus facetas se topó con un enemigo común que va dejando tras de sí una estela de trágicas consecuencias.
Las fronteras cerradas impidieron que aviones comerciales cruzaran países y continentes y que los barcos de cruceros no encontraran puertos donde recalar. La esencia del turismo masivo que se fue gestando desde mediados del Siglo XX gracias a la mayor disponibilidad de medios de transporte con precios accesibles a una mayor franja de personas de todas las latitudes cesó de golpe. Y con ellos dejó de existir la razón de ser del Agente de Viajes que no tuvo ni destinos qué ofrecer, ni pasajeros con deseos de ver el mundo.

De pronto los obligaron a cerrar sus puertas, y sólo trabajar para repatriar a sus clientes que se encontraban en algún lugar del planeta, y no importaba si era a 1000 o 10 mil kilómetros de distancia, los habían dejado aislados.
Pasado el primer momento se encontraron con otra tarea poco grata: reprogramar viajes ya vendidos o ser receptores de los pedidos de devolución del dinero de aquellos que cancelaban sus vacaciones o sus viajes de negocios. Y ahí el estrés se multiplicó ¿cómo devolver el dinero que no tenían? Esa plata se encontraba en poder de las compañías aéreas, las empresas de cruceros, los hoteles, los prestadores de servicios, pero nunca en la caja fuerte de la agencia de viajes.
Y eso fue acá, en Alemania, España y Estados Unidos por igual. No se salvó nadie.
Las entidades que representan a estos profesionales comenzaron a hacerse oir pidiendo el auxilio de sus respectivos gobiernos y pocas respuestas lograron a sus reclamos.

El caso de España

El Partido Popular, opositor al que gobierna ese país, le ha advertido a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que de continuar la actual situación el 40% de las agencias de viajes va a desaparecer. Eso se debe a que han perdido el 95% del volumen de ventas y que más allá del auxilio de los ERTES (Expediente de Regulación Temporal del Empleo), algo así como los ATPs de nuestro país, no han recibido las ayudas necesarias para sostenerse en pie. Tan es así que desde marzo permanecen sin trabajar más de 26 mil empleados de agencias de viajes en España, y lo que es todavía peor, nada hace presagiar que pueda producirse una reactivación del empleo en el último cuatrimestre del año. La Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave) ha dicho que “sin demanda, no puede haber ningún tipo de recuperación ni futuro para el sector turístico”.

Otra entidad, en este caso la que reúne a las agencias de viajes miembros del Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR), denuncia que el Plan de Impulso al Sector Turístico lanzado por el Gobierno el pasado mes de junio no está dando sus frutos, tachándolo de “completamente insuficiente“. De hecho, apuntan que ni siquiera el Turismo doméstico ha servido para salvar parte de la temporada de verano, ya que no se han alcanzado ninguno de los objetivos que inicialmente se habían marcado. “Es imprescindible que el Gobierno escuche de una vez por todas el grito de auxilio del Sector Turístico y adopte el paquete de medidas que se proponen para un Sector que tanto ha dado por la economía nacional en los últimos años“.

Alemania no está ajena a la crisis

A pesar de que se considera que este país ha sabido sortear mejor económicamente la crisis del COVID 19 la Asociación de Agencias y Turoperadores, la Deutscher Reiseverband –DRV- ha manifestado que persiste la incertidumbre sobre cuándo será posible volver a viajar y cuándo los empresarios y empleados podrán volver a ganarse la vida aludiendo al sombrío futuro que tienen por delante los más de tres millones de trabajadores de la industria de viajes alemana en plena pandemia.
Más del 70% de las agencias de viajes de Alemania estima que su actual nivel de ventas no supera el 25% del que tenían el año pasado para esta época. La mitad de sus asociados dicen haber suspendido a sus trabajadores.
“Si los viajes siguen siendo restringidos de manera tan estricta, el Gobierno federal pondrá en peligro enormemente los empleos en nuestra economía”, declaran desde la entidad. Esa situación no parece tener respuestas efectivas ya que el 70% no ha recibido la ayuda prometida.

Sufren hasta los norteamericanos

La entidad que reúne a los agentes de viajes de los Estados Unidos -ASTA–(American Society of Travel Advisors) ha dicho que el proyecto de ley de alivio del coronavirus en el Senado brindaría cierto alivio a la comunidad de agencias de viajes, pero no lo suficiente.
Eben Peck, vicepresidente ejecutivo de defensa de la Sociedad, dijo que hay disposiciones favorables en el proyecto de ley para las agencias. Entre ellas, las empresas con 300 empleados o menos con disminuciones de ingresos de al menos 35% año tras año podrían solicitar un Programa de Protección de Cheques de Pago adicional, un préstamo de hasta U$S 2 millones; extender los beneficios federales de desempleo hasta fin de año, pero a un nivel reducido de 300 dólares por semana, que es la mitad de lo que se proporcionaba en la legislación original; y crear un “escudo de responsabilidad” para las empresas contra reclamaciones por lesiones personales relacionadas con el Covid.
“Dicho esto, estas disposiciones claramente no son suficientes dado el impacto catastrófico de Covid-19 en nuestra parte de la industria de viajes”, dijo Peck en un comunicado. “Hacemos un llamado al Congreso, al liderazgo de ambos partidos en particular, para que vengan a la mesa de negociaciones, resuelvan sus diferencias y envíen un proyecto de ley al escritorio del presidente Trump lo antes posible”.
En sus reclamos dicen que el 70% de las agencias de viajes podrán estar fuera del negocio en seis meses sin la ayuda financiera del gobierno.

Los reclamos llegan al Brasil

Hace unos días el Ministro de Turismo de ese país, Marcelo Álvaro Antônio
Mantuvo una reunión con representantes de las 20 principales entidades turísticas del país para conocer las demandas sobre la reanudación del sector. Entre ellos, la importancia de la reforma tributaria para el desarrollo del Turismo, los próximos pasos para la reapertura de destinos y la creación de políticas que beneficien a los turistas.
Uno de los aspectos más destacados del encuentro fue el debate sobre los impactos del sistema tributario del país. Las entidades presentaron sugerencias, como la creación de una tabla tributaria exclusiva para el Turismo en un nivel inferior.

Canadá pide subsidios

Una coalición de organizaciones que representan al sector turístico dice que el gobierno federal debe mantener su programa de subsidios salariales en su lugar hasta bien entrado el próximo año para ayudar a las empresas con malas perspectivas de recuperación de la pandemia de COVID-19.
Y no hay duda, por supuesto, de que la industria es una de las más afectadas. Charlotte Bell, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación de la Industria del Turismo de Canadá, dijo ayer en una conferencia de Zoom que los viajes y el turismo fueron “los primeros en cerrar y serán los últimos en abrir”.
Cuarenta organizaciones diferentes se han unido para formar una “coalición de las empresas más afectadas” para presionar públicamente al gobierno liberal para que reconsidere la eliminación progresiva planificada del programa de subsidio salarial de emergencia de Canadá a partir de este mes.
El programa prevé que el gobierno federal cubra hasta el 75 por ciento de los salarios, dependiendo de cuántos ingresos haya perdido una empresa debido a COVID-19.
Pero a partir de finales de este mes, el gobierno tiene la intención de comenzar a reducir el programa con miras a eliminarlo por completo a fines de año.

Azores bonifica al 100% los alquileres, el agua, electricidad, seguros y comunicaciones y las agencias de Portugal quieren lo mismo del gobierno central como única respuesta a la crisis que viven actualmente.

A esta altura no tiene importancia diferenciar si la agencia es on line o tradicional, ninguna está vendiendo en los mismos volúmenes que hace un año. Esa dicotomía hoy no tiene ningún valor, y los que hasta ayer eran enemigos hoy se enfrentan a un contrincante común que continúa demostrando su poder destructivo, y al parecer, ambas van perdiendo la batalla.