American Airlines deja Australia

La aerolínea anunció que se retirará de Australia después de que el gobierno federal recortara nuevamente el límite a las llegadas aéreas al país y que rige desde mediados de julio, pasando de los 6.070 pasajeros por semana a sólo 3.035.

Es la primera aerolínea mundial en detener por completo todos los vuelos. Será una suspensión que durará desde finales de agosto hasta finales de octubre. Afecta a la ruta Los Ángeles-Sydney de American.

“A pesar de todo el esfuerzo que han realizado, se llega a un punto en el que la única respuesta racional es suspender las operaciones en Australia, quizás durante un período de tiempo muy largo”, dijo el director ejecutivo de BARA- Junta de Representantes de Aerolíneas de Australia- Barry Abrams.
“Habrá una reducción en el nivel de conectividad disponible para que los australianos en el extranjero regresen a casa”.

La medida hace que la aerolínea socia de Qantas salga de los cielos australianos, dado que LAX-Sydney era la única ruta estadounidense “hacia abajo”.

American Airlines ha comenzado recientemente a volar sus Boeing 787-9 Dreamliner de Los Ángeles a Sydney en un modo de solo carga sin pasajeros que paguen, aunque la tripulación uniformada está en el vuelo para traer pasajeros y carga de Sydney a Los Ángeles.

“En ciertos días de julio y agosto, el gobierno australiano ha informado que no podemos transportar a los clientes en la ruta debido a la pandemia de coronavirus (COVID-19) en curso”, señaló American Airlines a principios de este mes.

A partir del 14 de julio, las llegadas internacionales al aeropuerto de Sydney se limitaron a 1.505 por semana, luego de la decisión del gobierno federal de reducir a la mitad el número de pasajeros internacionales autorizados a ingresar a Australia hasta principios de 2022, de 6.070 a 3.035.

Esto provocó temores de que algunas aerolíneas extranjeras cancelaran vuelos australianos.

La Junta de Representantes de Aerolíneas de Australia, que representa a 33 importantes aerolíneas internacionales que operan el 90 por ciento de todos los vuelos internacionales de pasajeros al país en horarios normales, advirtió el mes pasado que debido a la caída en las llegadas, algunas aerolíneas podrían verse obligadas a cancelar vuelos.

Anteriormente, muchas aerolíneas internacionales transportaban solo alrededor de 35 pasajeros (o el 10% de su capacidad total) en cada vuelo a Australia.