Argentina para los argentinos

Charlando con amigos, lejos de las mesas de café del Florida Garden pero cada vez mas cerca con las videollamadas, surge irremediablemente el tema de cuándo volveremos a viajar.

A algunos, a veces, cuesta un poco más hacerles entender que la pandemia nos ha puesto en cuarentena casi a la totalidad del mundo civilizado, es más, yo diría que al mundo civilizado, con perdón de Trump o Bolsonaro.

En el contexto actual, el imaginario colectivo quisiera que todo termine ya, que aparezca la vacuna y todo vuelva a la normalidad con la misma celeridad con que entramos en esta locura mundial. No será tan fácil, pero…

Volver a poner en funcionamiento toda la estructura turística argentina y del mundo va a llevar un tiempo, fundamentalmente porque los países afectados no reaccionaron de la misma manera en circunstancias similares, y las fronteras permanecerán cerradas un tiempo más.

Sin embargo en Argentina poco a poco comienzan a aparecer las primeras flexibilidades para darle forma al inicio de la vieja costumbre de viajar.

Jujuy rompió prematuramente el confinamiento de los jujeños para que puedan disfrutar de su provincia como nunca lo hicieron, “Jujuy para los jujeños” dice el slogan y nunca más cierto.

Algo similar está pasando en Salta, Catamarca y Mendoza, los estados provinciales con muy pocos casos de contagio comienzan a ver la importancia de la actividad en sus economías y tratan de impulsar que “su” turismo interno sea la punta de lanza para la recuperación. Esta tendencia de a poco se expandirá a casi todo el país y pronto será Argentina para los argentinos.

Claro que sin conectividad aérea y terrestre el experimento queda corto, pero es un intento valioso por poner en marcha a un sector que ha caído más allá de sus posibilidades.

Es cierto que la Administración Fernández ha puesto una batería de ayudas económicas inmensa, como nunca en la historia, pero evidentemente no alcanza, y volver al trabajo es la mejor opción.

Recientemente se anunció de manera informal un plan de salvataje específico para el sector de la mano del Ministerio de Turismo y Deportes, que dicho sea de paso es muy bienvenido, aunque, según las propias palabras del ministro Lammens, aún está en proceso de desarrollo.

Serían más o menos 4.000 millones de pesos, para repartir específicamente en Turismo y Deportes, los que se sumarían a lo ya otorgado por el gobierno nacional a las PyMes, monotributistas y autónomos.

Tal vez esto demuestre que se está entendiendo la importancia de la actividad turística en el desarrollo económico del país, y que desde el guía de turismo más joven, hasta el hotel más importante de un destino turístico, todos necesitan generar un movimiento de pasajeros que permita paliar la crisis que el Covid 19 ha generado.

Los protocolos de seguridad deberán ser un camino de ida en esta instancia, porque profundizan lo que hoy ya existe, orden e higiene, algo que se viene trabajando con las ISO 9000, desde hace ya varios años.

Sin ninguna duda los pasajeros buscarán a aquellos destinos que les garanticen seguridad en ese sentido y eso los empresarios del sector lo saben perfectamente y están trabajando en consecuencia desde las instituciones.

Algunas provincias, con la expectativa de continuar conteniendo el virus dentro de sus fronteras, ya comenzaron a implementarlos y de a poco se irán sumando otras.

No debemos apresurarnos, cuando nos queramos dar cuenta volveremos a estar recorriendo nuestro país nuevamente y el virus será sólo un mal recuerdo.