Aunque el Ministro no lo crea

Los que estamos relacionados con la actividad turística desde hace muchos años no pudimos dejar de observar el error cometido por el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, en su discurso de clausura del 47 Congreso de Agentes de Viajes realizado en El Calafate. 

Como hemos dicho en innumerables oportunidades, el Plan PreViaje es la inversión más importante que un gobierno argentino haya realizado en la actividad turística en toda su historia, y es un mérito que se le va a reconocer siempre a su gestión.

Sin embargo, el ministro se equivoca al desconocer todo lo bueno realizado en administraciones anteriores, la historia.

Desde la campaña de marketing impulsada por Francisco Paco Mayorga del País de los 6 Continentes, hasta la Ley 25997 que originó el Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable -PFETS- durante la gestión de Enrique Meyer o, sin ir más lejos, con la arenga política de Gustavo Santos “conectividad o muerte”, al intentar convencer a la administración Macri de la importancia de la conectividad aérea para nuestro país. El turismo argentino se construyó paso a paso.   

Probablemente el ser un outsider del turismo genere estas innecesarias faltas de respeto por todo lo actuado previamente en la Secretaría de Turismo o Ministerio de Turismo de la Nación, pero es un error difícil de perdonar cuando el que habla es un ministro de la Nación.

Cuando el ministro dice “es la primera vez que Argentina tiene un plan integral en turismo. No había un plan integral, no había plan de desarrollo, un plan de formación. Es la primera vez que tiene un plan que me toca a mí encabezar” y remarca que va a colocar los cimientos para que, “efectivamente el turismo sea una política de Estado” se equivoca feo. No es la primera vez.

El PFETS, con el aporte tanto del sector público como del privado y del académico, se desarrolló en el año 2005 con una vigencia hasta el año 2016 con una primera actualización hasta el año 2020 y una segunda que llegaba hasta el 2025. Había un Plan con proyección de futuro. Hubo trabajo de públicos, privados y académicos para desarrollarlo y todos colaboraron para hacer a la actividad turística un negocio sustentable y no coyuntural.

Tal vez resulte incomprensible que nadie del sector privado haya respondido a este error garrafal, pero en todos los casos comprendemos que la historia es pasajera en los políticos argentinos.

Salvo la Senadora Ana María Ianni, que le respondió en medios santacruceños al ministro Lammens: “Es triste que el ministro crea que el turismo en Argentina comenzó a partir de su asunción, desconociendo todo el trabajo realizado anteriormente. Alguien debería contarle que hubo un plan estratégico elaborado por todos los actores del sector público, privado y académico, donde intervinieron más de 2000 actores y que insumió muchas horas de trabajo, un plan con una mirada de desarrollo con inclusión social“.

Definitivamente, el ministro y su entorno desconocen que el Turismo fue Política de Estado en nuestro país con un trabajo que dio origen a todo lo bueno que hoy puede ostentar, aunque él no lo crea.