Cada vez más restricciones en Europa

Las nuevas tasas de contagio de Covid 19 al inicio de la temporada de frío en el continente europeo vuelve a causar preocupación entre las autoridades y anuncian medidas más estrictas.

Tras el pronóstico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que la pandemia de coronavirus podría causar medio millón de muertos más hasta principios de febrero, los países europeos empiezan a blindarse para frenar el avance de una sexta ola de COVID-19, aumentando la presión con más restricciones aquellas a personas que aún no se han vacunado contra el virus.

Entre los países de mayor preocupación están Bélgica, Polonia, los Países Bajos, Bulgaria, Croacia, la República Checa, Estonia, Grecia, Hungría y Eslovenia. Los países en la categoría “preocupante” incluyen a Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Rumania y Eslovaquia.

Austria

Uno de los que ha adoptado medidas más drásticas es Austria, que aplica un confinamiento parcial exclusivamente para personas no vacunadas o no curadas de COVID-19. Estos ciudadanos deberán permanecer en su domicilio salvo para ir al trabajo, hacer compras de alimentos o para acudir a un tratamiento, las mismas medidas que se plantearon en anteriores confinamientos.

Cerca de dos millones de personas que no han sido completamente vacunadas tendrán que cumplir con este confinamiento parcial, del que quedan excluidos los niños menores de doce años, por lo que las escuelas continúan funcionando sin cambios. La medida se aplicará durante un periodo inicial de diez días, con la posibilidad de ser luego extendida, lo que requerirá una nueva votación parlamentaria.

“Todos sabemos que el riesgo de las personas no vacunadas es muchas veces mayor. Por lo tanto, nos vemos obligados a tomar estas medidas drásticas. No estamos tomando esta decisión a la ligera, pero lamentablemente es necesario”, explicó el canciller federal, Alexander Schallenberg, que apuntó que los estados federales pueden decretar normas aún más estrictas.

Alemania

En Alemania la nueva ola se atribuye especialmente a la débil tasa de vacunación, con un 70,1% de población que ha recibido al menos una dosis y solo un 67,5% con la pauta completa, según los datos que ofrece el Instituto Robert Koch (RKI).

Así, estados especialmente afectados, como Sajonia, Baviera o Berlín, han introducido nuevas restricciones para las personas no vacunadas. Por ejemplo, en la capital los no vacunados no podrán acceder a restaurantes sin terraza, bares, gimnasios o peluquerías, ni siquiera si presentan un test negativo

También en Sajonia el acceso a restaurantes y lugares de reunión interiores solo se permite ya a vacunados o recuperados.

En estas circunstancias, las autoridades alemanas amenazan con nuevos cierres y restricciones, mientras que los expertos han reclamado acciones inmediatas para aliviar la tensión en los hospitales.

Francia

En Francia, su presidente, Emmanuel Macron, anunció que las personas de más de 65 años necesitarán recibir una vacuna de refuerzo a mediados de diciembre para contar con un pase de salud válido, el conocido como Pass Sanitaire, utilizado para acceder a lugares públicos como restaurantes o clubes.

“La pandemia no ha acabado”, avisó Macron en un discurso televisado, en el que observó que estudios recientes demuestran que la inmunidad de la vacuna disminuye después de seis meses. Por ello, el presidente francés llamó a sus ciudadanos a poner de su parte para evitar una nueva ola

Se da la circunstancia de que Francia cuenta con una de las tasas de vacunación más altas de Europa, con casi el 75% de la población adulta completamente vacunada, si bien pese a estas cifras las infecciones por coronavirus se han disparado un 40% durante la última semana.

El país ha implementado el fortalecimiento de los controles fronterizos con ocho países europeos desde el 13 de noviembre. Los viajeros no vacunados de ocho países europeos deben ahora presentar una PCR negativa o una prueba de antígeno de menos de 24 horas o estar completamente vacunados para ingresar a territorio francés. “Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Estonia, Grecia, Hungría, Irlanda, Letonia, Lituania, Países Bajos, República Checa, Rumania, Croacia, Eslovenia y Eslovaquia están bajo vigilancia dentro del área europea.

Países Bajos, Islandia y Dinamarca 

Países Bajos también anunció el viernes un confinamiento parcial que incluye un toque de queda y el uso del teletrabajo durante tres semanas. Al final de este período de tres semanas, el acceso a las instalaciones gastronómicas y de ocio también debe reservarse para las personas vacunadas o curadas de Covid-19. Además el fútbol vuelve a jugarse sin público. “Las competiciones deportivas podrán continuar en las próximas semanas, pero el público no será bienvenido”, dijo el primer ministro en funciones, Mark Rutte en una rueda de prensa. 

El mismo día, Islandia también anunció un fortalecimiento de sus medidas para combatir el Covid-19, limitando las reuniones públicas a 50 personas y restringiendo los horarios de apertura de ciertos lugares. Por lo tanto, los bares, restaurantes y discotecas deben cerrar a las 10 p.m. El uso de la máscara ya se había vuelto obligatorio unos días antes en ciertos lugares, y los indicadores bajaron.

Desde el pasado viernes, los ciudadanos deberán mostrar un certificado de salud COVID-19 para entrar a restaurantes, discotecas y grandes eventos públicos. El documento indica si una persona está vacunada, recuperada o ha dado negativo en la prueba del virus.