Cuidado: las estafas en turismo afectan a empresas legales y viajeros por igual

La pandemia incrementó en un 20% los casos de fraudes y estafas en venta de paquetes y servicios turísticos en el país. ¿Qué modalidades están usando en redes sociales? Ramón Martin Travel Service es un agente de viajes perjudicado que puede ilustrar un accionar que debe poner en alerta a todos.

Suplantación de marca, utilización de un Legajo que no corresponde a quien comercializa un paquete turístico, ofertas demasiado bajas que terminan siendo un verdadero desastre para los incautos viajeros son algunas de las muchas formas que toman los procedimientos fraudulentos en internet.

Si bien estas proto estafas han existido desde que se popularizó el uso de internet para vender productos y servicios entre particulares, grandes plataformas como Mercado Libre o Amazon, cuentan con algunos mecanismos de control y protección que evitan (en la mayoría de los casos) que quienes hacen uso de las mismas sean víctimas del llamado cyber delito.   

También es cierto que la tecnología mobile ha facilitado que mucha más gente navegue por metabuscadores, plataformas y redes sociales intentando encontrar el mejor precio posible para el producto o servicio que necesita. Y ahí es donde entran en juego los deshonestos, ya que pescar en una pecera es mucho más fácil que hacerlo en mar abierto. Siempre encontraran un incauto desprevenido.

No es casualidad que durante la pandemia hubo un crecimiento exponencial de usuarios de internet que se animaron a comprar desde comida a ropa pasando por celulares, televisores y hasta muebles para el hogar. Y por supuesto: Turismo.

A medida que fueron avanzando los planes de vacunación y se iban anunciando fechas de flexibilización en el uso de medios de transporte y circulación dentro del país, así como la apertura de fronteras, hubo mucho interés en querer salir a reencontrarse con familia y amigos después de un año de encierro.

Se ha informado que los fraudes en redes sociales donde se venden paquetes de viajes a usuarios, se han incrementado 20% en el último año a raíz de la pandemia por COVID-19, lo que implica un nuevo golpe a un sector de por sí debilitado.

Al parecer Facebook es la plataforma elegida por los estafadores para promocionar estadías en hoteles y paquetes turísticos con precios irrisorios, (que ya de por sí deberían hacer desconfiar a los posibles compradores) pero que en un contexto de crisis económica como la que vive el país son un imán para viajeros inexpertos en transacciones de este tipo. Si ya de por sí estafar a cualquiera es reprochable, hacerlo con aquellos que menos tienen y a quienes no sólo le quitan su poco dinero, sino también las ilusiones, es deleznable.

Un caso para analizar

Desde hace casi dos años una agencia de viajes del Gran Buenos Aires viene siendo víctima de un accionar entre turbio e ilegal de alguien que le llegó a robar el nombre de la empresa para ofrecer excursiones y salidas en bus con precios muy por debajo del mercado, sino que ante el reclamo del afectado para que modifique el nombre sólo hizo un cambio de iniciales que en definitiva siempre terminaba llevando al usuario al sitio del agente “debidamente registrado ante el Ministerio de Turismo” a quien le reclamaban el incumplimiento de términos del contrato de viaje o dejando malas reseñas en sus redes, provocándole un daño casi irreparable.

Para ponerlo en claro Roberto Migliónico Viajes ofrece viajes en Facebook en un sitio que al inicio de esta aventura se llamaba RM Travel y que luego modificó a MR Travel a pedido del damnificado, cuya empresa está registrada ante el Ministerio de Turismo de la Nación como Ramón Martin Travel Service, con Legajo 13093, y que se encuentra en redes sociales como RM Travel. ¿Ven la incompatibilidad de la denominación del primero?       

Este es sólo el comienzo de la historia.

En la página de Facebook de Roberto Migliónico Turismo (como figura ahora) se ofrecen excursiones en donde aparece un número de Legajo del Operador Responsable, el 15520, que según el registro de Agencias del Viajes del Ministerio le pertenece a Colinas Travel de Mar del Plata. Hasta ahí no habría inconvenientes, sólo que cuando el propietario de RM Travel se puso en contacto con ellos para saber si efectivamente eran ellos los proveedores de los servicios, lo desconocieron totalmente, pero no dieron mayores explicaciones.

Y las malas experiencias de los viajeros continúan dándole dolor de cabeza a Ramon Martin quien recibe cantidad de llamados telefónicos haciéndole reclamos por los malos servicios que les habían vendido o teniendo que contestar en redes sociales y Google que no es él quien les vendió ese viaje sino alguien NO REGISTRADO ANTE EL MINISTERIO y cuyo nombre se parece mucho.

Su situación empeoró hace poco tiempo cuando un viaje de un Centro de Jubilados casi se convierte en tragedia al tener un grave incidente con el bus que los transportaba a la Costa y que no dejó heridos o muertos por un golpe de suerte. Imaginen si ante un hecho trágico RM Travel fuera denunciada penalmente y su nombre apareciera en todos los medios de comunicación como el responsable de tanta negligencia. ¿Cómo se borra esa imagen?

El calvario de un empresario con muchos años de trabajar con honestidad puede ser el de cualquiera de los integrantes de la actividad turística al que le suceda algo parecido. Es necesario, hoy más que nunca, que la acción que iniciara FAEVYT hace ya unos años contra Facebook para que elimine de la plataforma todas aquellas empresas que venden turismo ilegalmente tenga más contundencia.

Algo se debe poder hacer.