De prisión a refugio turístico ecológico

Las Islas Marías en el Pacífico mexicano se reconvierten de colonia penitenciaria a un atractivo destino turístico que será administrado por la Armada de ese país. ¿El nuevo Alcatraz?

Un pequeño archipiélago frente a la costa del Pacífico de México que había albergado una colonia penitenciaria en una isla está finalizando los preparativos para recibir turistas.

Sin embargo, llegar a Islas Marías es actualmente un desafío incluso para el turista más resistente: un viaje en bote de 4 horas en aguas a menudo agitadas. Pero el gobierno de México planea hacer las cosas más fáciles, poniendo a la armada del país a cargo de las giras en la última nueva función asignada a las fuerzas armadas de México bajo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La colonia penitenciaria Islas Marías fue fundada en 1905 en la Isla Madre María, la mayor de las cuatro islas y la única habitada a más de 60 millas de la costa del estado de Nayarit. Frecuentemente azotado por huracanes que azotan la costa de México, el gobierno cerró la prisión en 2019.

López Obrador lo hizo convertir en un centro de educación ambiental, por el que han pasado unos 150 jóvenes. Ahora el gobierno quiere convertirlo en un destino de ecoturismo donde los visitantes puedan observar aves marinas y disfrutar de las playas y la historia local.

El presidente de México anunció que la Armada estará a cargo de administrar los recorridos, se ampliará el aeropuerto de la isla y se agregarán dos transbordadores que pueden hacer el viaje en 2.5 horas.

Los visitantes se hospedarán en las antiguas casas -de presos o de trabajadores- que están siendo reconstruidas para evitar tener que construir nuevos edificios que puedan dañar la reserva natural del archipiélago.
Todo podría estar listo en tres meses, dijo López Obrador. Pero no está claro cuándo comenzarán los recorridos porque la temporada de huracanes comienza en junio.

Muchos se preguntan si Islas Marías se convertirá en un atractivo turístico como Alcatraz, la infame prisión a la que se accede desde San Francisco, o en un lugar como la colonia penitenciaria de la isla panameña Coiba, cerrada en 2004, que se convirtió en un paraíso natural que está siendo reclamado por la selva.

Aunque el gobierno ha sido criticado por dar muchas funciones a los militares, desde trabajos de construcción o viveros de plantas hasta controlar el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, muchos no ven nada malo en que la Marina se haga cargo del turismo.

Ahora, un colorido mural del exlíder sudafricano Nelson Mandela, él mismo recluido durante años en una prisión de la isla, da la bienvenida a los visitantes a los edificios remodelados, una iglesia encalada y un museo con el escritor mexicano José Revueltas, encarcelado allí durante la década de 1930 por su trabajo en la Partido Comunista, como protagonista.

Lo que era un infierno se está convirtiendo en un paraíso”, dijo López Obrador.

Las colonias penitenciarias en islas eran comunes en todo el mundo para hacer que las fugas fueran casi imposibles o para rehabilitarse mediante trabajos forzados. La mayoría trató de ser autosuficiente.

Prisioneros en Isla Madre María cosechaban sal y camarones de cultivo. Intentaron hacer un poco de dinero elaborando su propio alcohol a partir de frutas fermentadas, comerciando ilegalmente con aves exóticas o matando boas constrictoras para hacer cinturones.

En años posteriores, se conoció como una “cárcel sin paredes” donde algunos presos vivían con sus familias en semilibertad y en condiciones relativamente buenas.

Eso cambió cuando el presidente Felipe Calderón lanzó la guerra contra los cárteles de la droga en 2006 y cientos de nuevos prisioneros fueron enviados allí. En 2013, la población reclusa llegó a 8.000.

El aislamiento extremo fue la parte más castigadora, rompiéndose solo el día 15 de cada mes cuando se les permitía una llamada telefónica de 10 minutos con un familiar. Algunos de los que intentaron escapar se ahogaron. Ocasionalmente, la Armada rescató a otros que partieron en embarcaciones improvisadas.

La prisión se cerró en 2019 debido a los altos costos operativos, unos 150 dólares diarios por preso, mucho más altos que en el continente. La reforma penitenciaria también había reducido significativamente su población carcelaria.

El primer mandatario mexicano explicó cómo funcionará el Centro de Atención a Visitantes, que es la primera parada a donde llegarán todos los excursionistas y el punto de encuentro, y se mencionaron las ocho actividades y experiencias propuestas, apegadas al plan de manejo del archipiélago, que ofrecerá el nuevo producto turístico mexicano:

  1. Vivir la experiencia del traslado en un barco.
  2. Desembarcar en el muelle de Puerto Balleto en la Isla María Madre.
  3. Recorrido por el Museo de Sitio y prisión contigua.
  4. Senderismo a El Faro y al Cristo.
  5. Recorrido en bicicleta por las Islas Marías.
  6. Safari fotográfico.
  7. Atardecer en el Mirador del Centro Cultural.
  8. Visita a los sitios de interés turístico en Balleto.

Algunos datos de las islas

  1. El archipiélago de las Islas Marías se localiza en el Pacífico mexicano, a 132 kilómetros de San Blas y 176 kilómetros desde Mazatlán. Está compuesto por 4 islas: María Madre, María Magdalena, María Cleofas y San Juanito. En total, su superficie terrestre es de 24.295 hectáreas.
  2. Las Islas Marías fueron descubiertas entre 1526 y 1527, pero no fueron aprovechadas hasta el S XIX
  3. En 1905, mediante un decreto presidencial de Porfirio Díaz, el archipiélago se destinó al establecimiento de una colonia penal.
  4. Había mujeres reclusas, pero el número siempre fue mucho menor al de los hombres.
  5. Probablemente el habitante más conocido de las Islas Marías fue el escritor José Revueltas, quien escribiera la obra “Los muros de agua” a partir de su propia experiencia confinado en el archipiélago por su activismo político.
  6. En las Islas Marías había un sistema de semilibertad, en el cual los presos podían vivir con su familia, en condiciones que recreaban una rutina “normal”.
  7. Las Islas Marías tienen la designación de Reserva de la Biósfera tanto a nivel nacional como por la Unesco, a nivel internacional. Es Área Natural Protegida desde el año 2000. El archipiélago posee diversos ecosistemas, como selva baja, manglares y arrecifes. En las islas María Magdalena y María Cleofas hay topografía volcánica.
  8. En las islas se protegen 54 especies de fauna en alguna categoría de riesgo, y 19 de ellas son endémicas. Es paso migratorio para animales marinos como la orca, la ballena jorobada y el tiburón ballena.

Fuente: https://www.eluniversal.com.mx, https://www.travelweekly.com