Dos grandes se quedan con Hapag Lloyd Cruises

Royal Caribbean y el grupo turístico TUI adquieren la empresa de cruceros de lujo y de expedición Hapag-Lloyd y conforman una de las principales navieras de cruceros de Europa con una flota de 12 naves.

El grupo turístico TUI ha encontrado un aliado para conseguir expandir internacionalmente su división de cruceros de lujo y de expedición Hapag-Lloyd. Finalmente será una empresa “de la casa” la encargada de darle el impulso: TUI Cruises, joint venture especializada en el mercado alemán lanzada en 2008 junto a Royal Caribbean.

Desde el gigante turístico de Hannover, TUI, siguen obstinados en reforzar su división de cruceros y creen que una buena fórmula para seguir creciendo es poner el foco en el segmento premium para atraer a nuevas audiencias. El respaldo para dicha expansión vendrá pues de la empresa que pertenece en un 50% a TUI y otro 50% al gigante Royal Caribbean.
Ambas compañías firmaron el acuerdo en Hamburgo un contrato por el cual TUI Cruises absorberá a Hapag-Lloyd por 1.200 millones de euros. Se estima que la transacción se cerrará el próximo verano europeo. El resultado de la fusión de TUI Cruises y Hapag-Lloyd, bajo el paraguas de la joint venture, da como resultado una de las principales navieras de cruceros europeas con una flota combinada de 12 barcos. Actualmente la naviera de dos barcos de lujo de cinco estrellas plus y tres cruceros de expedición, también tiene un pedido en firme de un barco de expedición para reemplazar al MS Bremen en 2021.

Fritz Joussen, CEO del Grupo TUI, ha asegurado que esta decisión marca su “próximo gran paso de crecimiento desde una perspectiva estratégica y comercial”. También ha adelantado que “las identidades, el servicio, la calidad y el trato con el cliente de los barcos seguirán siendo tan individuales y únicos como lo son hoy”, es decir, que ambas marcas mantendrán su independencia y se enfocarán a segmentos diferentes: una al mercado germanoparlante y la otra a un cliente de lujo.

De esta forma, TUI consigue acelerar su sección de cruceros, considerada como uno de los ejes clave de su negocio junto a los hoteles propios y la venta de experiencias en el destino. Asimismo, mitiga la demora en el crecimiento de la flota Mein Schiff de TUI Cruises. Y es que desde el gigante turístico explican que debido a la limitada capacidad mundial de construcción naval, sus nuevos barcos no llegarán hasta 2023, 2024 y 2026.

Hasta ahora TUI contaba con tres empresas de cruceros: TUI Cruises; Marella, especializada en Reino Unido; Hapag-Lloyd, sumando todas ellas una capacidad de 1,1 millones.

Por su parte, Royal Caribbean es una de las compañías de cruceros más grandes del mundo, con una flota de 63 embarcaciones. Entre sus marcas, destacan Celebrity Crusies, Azamara y Silversea Cruises, adquirida esta última en 2018.

Fuente: https://www.tourinews.es