El cine de terror tiene una nueva temática: la turismofobia

El director de cine español, Álex de la Iglesia, presentó “Veneciafrenia” en el Festival de Sitges, una película que sigue a un grupo de jóvenes turistas que intentan salvar sus vidas de las agresiones de quienes rechazan al turismo y a la industria de cruceros.

Con guión del propio de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría, “Veneciafrenia” está protagonizada por Ingrid García Jonsson, Silvia Alonso, Goize Blanco, Nicolás Illoro, Alberto Bang, Cosimo Fusco, Enrico Lo Verso, Armando di Razza, Caterina Murino y Nico Romero.

Coproducida por Amazon Prime Video y RTVE, De la Iglesia plantea en “Veneciafrenia” un tema que estaba muy en boga antes de la pandemia, la sobreexplotación turística de algunas ciudades, en este caso la ciudad de los canales, aunque el coronavirus haya dejado al desnudo cuánto necesitan algunos lugares la vuelta de los turistas para salvar las economías locales.

En una multitudinaria conferencia de prensa, el director bilbaíno ha confesado: “Todo parte de un momento en que yo me reconozco a mí mismo como culpable, visitando Venecia como turista, una ciudad que está desapareciendo por culpa de gente como yo, una ciudad que en mi caso se hunde un poco más que con los demás”.

En la película, como en la vida real, señala De la Iglesia, “la gente que visita las ciudades ve la realidad a través de un móvil y convierte la realidad en una especie de representación teatral”.

El rodaje se realizó en pleno confinamiento con una Venecia vacía. Durante la posproducción, “gracias al activismo de No Grandi Navi se ha conseguido que no entren estos grandes barcos”.

De la Iglesia subraya que “Veneciafrenia” es su modesta aportación a este debate, aunque “se cuenta eso con una película, que en definitiva pretende entretener“; y reconoce que “Venecia es quizás el lugar icónico en el que se puede hablar de este tema de manera más ilustrativa, pero es un problema que ocurre también, por ejemplo, en Barcelona”.

Cosimo Fusco, uno de los actores italianos que intervienen en la cinta, se ha mostrado a favor del mensaje del filme: “el turismo que mata a las ciudades es el de las grandes naves, que no traen nada a la ciudad en término de economía, y es malo para la salud al alterar el ecosistema biológico local”.

El director piensa que “Veneciafrenia” “no es un giallo -suspense y terror italiano-, sino que en la trama prevalece más el suspense que el terror”, pero sí tiene claro que es “una película de género”.

Considera De la Iglesia que en todas sus películas, “aunque de manera sutil, ha habido crítica”, pero quizás en “Veneciafrenia” sea más evidente: “Me gusta combinar esa especie de giallo con unos adolescentes que van a una ciudad maravillosa y al mismo tiempo siniestra, pero en esta película se me ha visto quizá más el plumero, al mostrar cómo destruimos lo que amamos”.

Sobre el rodaje en una Venecia vaciada por el confinamiento, De la Iglesia ha dicho que fue complicado, al tener que “trasladar el equipo en botes, lo que retrasaba los tiempos” y les obligó a contar con un equipo eléctrico más reducido.

Fuente: https://www.hosteltur.com