Esperemos que no sea tarde

El martes 7 de julio la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados conseguía en mayoría el dictamen de un proyecto de Ley, impulsado por el Ejecutivo, que evitó declarar la emergencia de la actividad turística.

Luego de las exposiciones de todo el arco dirigencial del sector, que por primera vez alcanzan una verdadera participación en la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados, el proyecto elegido se muestra como un muy aceptable “Plan de Auxilio, Capacitación, Infraestructura y Promoción para el Turismo Nacional”, que apunta más al día después que a las necesidades del hoy.
Esto generó un gran descontento, no sólo en los dirigentes, sino también en muchos gobernadores que se sienten presionados por empresarios y empleados de todo el país y así se lo hicieron saber al propio presidente Alberto Fernández.
Para todos el proyecto de Ley debía perseguir otros fines, más próximos en el tiempo y, fundamentalmente, acompañar la charla que los dirigentes habían tenido con Alberto Fernández, Matías Kulfas y Matías Lammens cuando se reunieron en Olivos.
A partir del reclamo de los gobernadores y diputados de la oposición recibido hace algunos días, el presidente solicitó que se realizaran nuevas reuniones con dirigentes, diputados de la Comisión de Turismo y el ministro Matías Lammens para alcanzar un acuerdo y realizar las modificaciones necesarias en el proyecto de Ley.
En el mientras tanto, la reacción del sector privado en todo el país fue de desencanto y frustración, ya que interpretaron que el proyecto no responde a las necesidades de hoy, y por lo tanto no sirve para salvar ni a los puestos de trabajo, ni a las empresas que se encuentran paralizadas después de 120 días de cuarentena.
Y así, por primera vez, esa disconformidad se expresó en movilizaciones bastante significativas en cantidad de participantes a lo largo y a lo ancho de todo el país.
Hubo marchas en la ciudad de Jujuy, en Puerto Iguazú, en San Martín de los Andes, en Puerto Madryn, en Villa Carlos Paz, en Bariloche…
Fueron largas caravanas de buses, combis y autos que pasaron casi inadvertidas en los principales medios de comunicación nacionales, pero no en cada provincia y ciudad del interior, donde los medios locales sí expresaron el sentir de una actividad que enfrenta una crisis casi terminal.
No está muy clara la poca trascendencia de las movilizaciones en todo el interior del país en los grandes medios nacionales, que generalmente se hacen eco de cuanta protesta pueda alcanzar al Ejecutivo. Tal vez sea porque aún no entienden la importancia de la actividad en el desarrollo de las economías regionales, o no les interese.
Lo que sí muchos parecen ignorar es que en gran parte del interior del país la actividad turística es la más importante fuente de generación de empleos directos e indirectos y de recaudación tributaria.
Del turismo vive el agente de viajes; el chofer de la combi que hace los traslados; los guías; el hotelero; el dueño de un bar o restaurante; el panadero que prepara las medialunas del desayuno; el comerciante que vende artesanías y productos regionales; el taxista; el artesano; el distribuidor de bebidas; los mozos y camareras; y cientos de proveedores que incrementan su venta si hay más consumo con la llegada de los turistas en todo el país.
Sin embargo la nota publicada en relación al proyecto de Ley fue que la gente iba a poder viajar con el 50% de descuento en sus próximas vacaciones dentro del país hasta el 31 de diciembre de 2021. ¿Sólo eso?
Señores, el proyecto aún no se promulgó, y la noticia es que el plan para reactivar a la actividad turística es darle a los pasajeros ¿un cupón con descuento? ¿En serio? ¿Cómo, cuándo? ¿De qué manera?
Si los medios de comunicación masivos no entienden de qué estamos hablando cuando hablamos de turismo, ¿cómo pretendemos que lo hagan los Legisladores?, que además viven en una dimensión diferente a la del hombre común.
No somos necios, toda ayuda que se le brinde al sector es importante, y la que se plantea en el “Plan de Auxilio, Capacitación, Infraestructura y Promoción para el Turismo Nacional” es muy bienvenida, pero la necesidad es hoy.
Esperamos una propuesta superadora que atienda a la problemática actual y que no llegue cuando sea demasiado tarde.