Europa se debate entre fronteras abiertas y cuarentenas

Países como Austria, Alemania y Suiza abren sus fronteras comunes desde el 15 de junio, otros como el Reino Unido y España anuncian que todos los que quieran ingresar deberán hacer 14 días de aislamiento. ¿Cuál será la mejor fórmula?

Está visto que con respecto a la salida de esta pandemia nada está escrito y cada uno adopta las medidas que cree se adaptan mejor a su situación.

Mientras algunos países declaran el fin de la pandemia del Covid-19, como Eslovenia, abriendo totalmente sus fronteras a los ciudadanos de la Comunidad Europea, aunque manteniendo medidas de seguridad y prevención como la cuarentena para viajeros llegados desde fuera de la UE, otros como Austria, Alemania y Suiza se preparan para ampliar los permisos de circulación dentro de sus territorios a partir del 15 de junio próximo.

Así lo informaron sus autoridades, tras la firma de una serie de acuerdos que pondrán fin dentro de un mes a las restricciones adoptadas para prevenir la expansión del nuevo coronavirus.
La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo austriaco, Sebastian Kurz, mantuvieron el martes una conversación telefónica en la que acordaron, como primer paso, levantar este mismo viernes algunos de los controles, según ha informado el Gobierno de Austria este miércoles.
Desde mediados de marzo, solo están permitidos los viajes para transporte de mercancías, personas que trabajan en el país vecino o aquellos que muestren una prueba reciente de COVID-19 que haya dado negativo. Quienes no dispongan de dicho certificado deben guardar una cuarentena de 14 días.

España vs. Francia e Italia

El ministro de Sanidad español, Salvador Illa, informó que desde el día de hoy se impondrá una cuarentena obligatoria a a los viajeros procedentes de terceros países que entren al país vía aérea o marítima, y que si bien tiene carácter de “temporal y excepcional”, esta medida se mantendrá mientras se mantenga la prohibición para los españoles de cruzar fronteras provinciales. Cuando el estado de alarma se levante, y la movilidad dentro del país sea libre, no tendrían sentido, sería “incoherente”, medidas de este tipo, pero ahora resultan necesarias, a juicio del Ejecutivo. Además, se amplía hasta el 15 de junio la prohibición de entrada de viajeros extracomunitarios que lleguen desde fuera del espacio Schengen.

Para aumentar el control, los vuelos procedentes del extranjero solo podrán aterrizar en Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Gran Canaria y Málaga.

Italia por otro lado dijo que si bien no planea obligar a los turistas a realizar cuarentenas cuando abra el turismo, no puede “controlar lo que hagan otros países”. Así lo ha comunicado la ministra de Infraestructuras y Transportes, Paola De Micheli, quien ha afirmado rotundamente que “los españoles que vuelen a Italia este verano no tendrán que pasar cuarentena”.

Francia, a su vez, informó que ha decidido aplicar una cuarentena obligatoria de 14 días a todos los turistas españoles que ingresen al país, actuando de forma recíproca a la medida adoptada por el Gobierno de Pedro Sánchez. Fuentes del Palacio del Elíseo citadas por el diario francés ‘Le Figaro’ han asegurado que su intención era evitar este tipo de medidas, pero que finalmente ha decidido imponerla como respuesta a la decisión de Madrid. No obstante, el Gobierno galo no ha precisado cuándo entrará en vigor esta medida recíproca ni durante cuánto se extenderá, aunque, previsiblemente, tendrá la misma duración que su contraparte española. y que comenzará a aplicarse este viernes.

Por su parte, El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) ha urgido a España a buscar acuerdos bilaterales con otros países, tal como han hecho estados vecinos, para evitar las cuarentenas y poder reactivar el turismo antes de que comience el otoño.

El caso del Reino Unido es similar al del España ya que pediría cuarentena a todos los pasajeros que lleguen del exterior, salvo para los viajeros de Francia. Por su parte, los británicos que lleguen a Francia vía aérea procedentes del otro lado del Canal de la Mancha tampoco tendrán que someterse a una cuarentena. Londres y París, que emitieron un comunicado anunciando estas excepciones de forma simultánea, han acordado que todas las medidas que se tomen a uno u otro lado de la frontera serán recíprocas.