Francia prohíbe vuelos de low cost en el país

La consecuencia inmediata de la ayuda estatal a Air France es el anuncio de que el país no permitirá vuelos comerciales de cabotaje si la ruta es cubierta por trayectos ferroviarios.

Francia planea prohibir los vuelos comerciales en las rutas nacionales de más corto radio, cubiertas ya por trayectos ferroviarios, con el fin de evitar que las aerolíneas low cost asuman los enlaces en ese mercado que Air France se ve obligada a abandonar como parte de los términos del paquete de rescate estatal. El Ejecutivo francés, que le ha concedido un crédito garantizado por el Estado de 7.000 millones de euros para poder afrontar la crisis provocada por el coronavirus, le puso entre varias condiciones el recorte en un 50% de las emisiones de CO2 para 2024 en sus operaciones domésticas en Francia con respecto a 2019. La medida no solo es por proteger a la aerolínea, forma parte de un plan ambiental más amplio que el país se propone para reducir los gases contaminantes, favoreciendo las operaciones de tren para las conexiones domésticas más cortas, ínfimamente menos contaminantes.

“Si requerimos algo de Air France, no es para que las compañías de bajo costo vengan y lo hagan”, afirmó el lunes la ministra francesa de Medio Ambiente, Elisabeth Borne, en la radio RMC, según recoge una información del diario irlandés The Irish Times. Ya Ryanair y EasyJet operan en Francia.

El comentario de la ministra destaca los posibles efectos de las implicaciones ambientales del rescate de Air France-KLM, que podrían modificar el transporte aéreo en el mercado doméstico.

Estas políticas equipararían a Francia con Austria, que también ha impuesto restricciones a los vuelos de corta distancia como parte de un plan de financiación estatal para Austrian Airlines, la filial local de Deutsche Lufthansa.

La ayuda

Air France-KLM recibió 7.000 M € en préstamos y garantías del gobierno francés a cambio de reducir sus vuelos nacionales en Francia en un 40%. La primera operadora francesa ya había establecido un acuerdo con la ferroviaria nacional SNFC que ahora ampliará. Entonces, la aerolínea destacó que, por la falta de impuestos y tasas aeroportuarias, los trenes ofrecen opciones de bajo coste a los pasajeros, contra los cuales no podía competir. Por otra parte, la red doméstica de Air France ha estado operando con pérdidas durante algunos años, ante la feroz competencia low cost en ese mercado –el año pasado registró una pérdida de 200 M €-.

Si bien esto incluiría llevar a cabo algunos vuelos de corta distancia que operan a través del Aeropuerto de París-Orly, se espera que la compañía pueda mantener los servicios a través de su hub de París-Charles de Gaulle que alimentan destinos de largo radio.

Citando cifras de la Red de Acción Climática, Greenpeace Francia ha dicho que las medidas no son lo suficientemente ambiciosas porque reducirían las emisiones de CO2 en solo un 6,6%.

Borne dijo que está a favor de seguir a Austria, que se propone establecer una tarifa mínima para los billetes de vuelos domésticos, a fin de que las low cost no puedan hacer guerras de precio.

Fuente: https://www.hosteltur.com