Gesto impensado de Boris Johnson

El Primer Ministro británico, uno de los más fervientes detractores de los efectos del Covid 19 a inicios de la pandemia ha cambiado radicalmente su postura con el paso de los meses y ahora decreta un cierre estricto por 30 días. El turismo está furioso.

Inglaterra adoptará un segundo cierre nacional a medida que los casos de coronavirus continúan extendiéndose por el Reino Unido, cerrando todos los negocios no esenciales pero dejando las escuelas abiertas durante las próximas cuatro semanas, mientras se trata de suprimir el virus, anunció el Primer Ministro Boris Johnson.

Se ordenará a la gente que se quede en casa a menos que sea para fines esenciales, incluyendo educación, razones médicas o para comprar alimentos, dijo Johnson durante una conferencia de prensa en Londres. Los pubs, bares y restaurantes deben cerrar excepto para la comida para llevar y la entrega.
Algunas industrias que no pueden trabajar desde casa, como la construcción y la manufactura, continuarán. El cierre entrará en vigor a partir del jueves y terminará el 2 de diciembre, dijo.

Ahora es el momento de tomar medidas porque no hay alternativa“, dijo Johnson. El programa del gobierno del Reino Unido que ayuda financieramente a los empleados con permiso de ausencia se extenderá durante el cierre, dijo.

La medida de Downing Street sigue a anuncios similares de Alemania y Francia esta semana, que también declararon nuevos cierres a nivel nacional en un esfuerzo por controlar el empeoramiento del virus coronario que se ha extendido antes de las fiestas.

El Reino Unido está reportando más de 22.600 casos de Covid-19 en base a un promedio semanal – mucho más alto que su primer pico en la primavera cuando reportó un promedio de 4.800 nuevos casos, según un análisis de CNBC de datos compilados por la Universidad Johns Hopkins. Escocia, Gales e Irlanda del Norte imponen sus propias políticas de pandemia.

Durante semanas, Johnson, que dio positivo y fue hospitalizado con el coronavirus él mismo a principios de este año, ha instado a no “la miseria de un encierro nacional” y en su lugar ha adoptado restricciones más localizadas.

Inglaterra ha estado operando con un sistema de reapertura de tres niveles recientemente anunciado que clasifica las regiones en función de la gravedad de su tasa de infección, con diferentes niveles de restricciones para cada nivel.
La Organización Mundial de la Salud advirtió a mediados de octubre que los brotes en Europa eran “preocupantes”, ya que el número de camas de cuidados intensivos disponibles seguía disminuyendo. Ahora, parece que el nivel de hospitalizaciones y muertes en el Reino Unido podría aumentar a un nivel nunca antes visto durante la pandemia.

El asesor científico principal del gobierno, Patrick Vallance, dijo durante la conferencia de prensa del sábado que los modelos de predicción sugieren que el número de muertes de Covid-19 en el país podría ser “el doble o más” en comparación con la primera ola de los próximos meses de invierno.

Los modelos sugieren que si no se toman medidas, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, o NHS, podría superar el pico de uso en sus hospitales a finales de noviembre y la capacidad de camas adicionales se superaría en diciembre, dijo Vallance.

El epidemiólogo de la Escuela de Higiene de Londres, John Edmunds, miembro del grupo asesor científico del gobierno, dijo el sábado que los casos se estaban desarrollando “significativamente por encima” del peor de los casos.

La reacción del turismo

Las agencias de viajes y los turoperadores, las aerolíneas y numerosos parlamentarios han expresado su indignación este domingo por la prohibición inesperada de todos los viajes al extranjero desde el próximo día 5 de noviembre al 2 de diciembre porque “crucificará a la industria de los viajes”.

Los detalles del nuevo bloqueo indican que los viajes vacacionales, de cualquier tipo, quedan prohibidos durante un mes. Únicamente se puede viajar por trabajo, educación o por otras razones legalmente permitidas. “No hay ninguna exención para estar fuera de casa, ni siquiera por vacaciones. Esto significa que las personas no pueden viajar internacionalmente o dentro del Reino Unido. No se permitirán las pernoctaciones fuera de las residencias principales, salvo excepciones específicas, incluido el trabajo”, decía la nota publicada por la oficina del primer ministro.

Este domingo, incontables directivos de empresas de viajes manifestaban su indignación porque no se les consultó ni se les advirtió previamente sobre una decisión que les costará decenas de millones de libras. La industria de los viajes y el turismo espera ahora una nueva avalancha de demandas de reembolsos similares al primer bloqueo, lo que ejerce presión sobre los agentes, las aerolíneas y las compañías de vacaciones.

Julia Lo Bue-Said, directora ejecutiva de Advantage Travel Partnership, dijo a The Independent que “la prohibición de los viajes nacionales e internacionales como resultado de las nuevas medidas de bloqueo crucificará la industria de viajes. Muchos de los miembros de nuestras agencias de viajes no durarán el año sin apoyo financiero del gobierno. Desde el verano, la industria ha estado pidiendo a gritos que se implementen tests en los aeropuertos del Reino Unido y todavía estamos esperando. En cambio, tenemos un aumento en los casos de Covid, un sistema de cuarentena que va y viene y que es ineficaz”.

Los organismos que representan a las aerolíneas y los aeropuertos del Reino Unido emitieron una declaración conjunta en la que condenaban lo que llamaron “un cambio de 180 grados en la política de viajes, después de añadir a Canarias a la lista de destinos visitables, apenas hace una semana”.

El gobierno, por su parte, dice que está “trabajando a la par de la industria” en un plan de testeos para permitir que la cuarentena actual de 14 días se reduzca a la mitad. El Global Travel Taskforce, copresidido por el secretario de transporte Grant Shapps y el secretario de salud Matt Hancock, presentará un informe inminente.

Henry Smith, diputado conservador, calificó la prohibición de viajar como “otro golpe serio para las industrias de la aviación, los viajes y el turismo, sus empleados y las comunidades que dependen de ellos”. Smith es diputado por el distrito en el que se halla el aeropuerto de Gatwick, hoy prácticamente fuera de servicio. 

Fuente: https://www.caribbeannewsdigital.com /https://www.preferente.com