IATA en contra de la cuarentena

Gran Bretaña y España anunciaron que todos los viajeros que lleguen del exterior vía aérea deberán permanecer aislados durante 14 días.

El presidente y CEO de la IATA, Alexandre de Juniac, declaró su oposición a esta medida en un encuentro con medios de prensa.

“Esta semana hemos visto al Reino Unido anunciar una cuarentena obligatoria de 14 días como parte de sus planes al facilitar su bloqueo. Hay pocos detalles sobre cuánto tiempo y bajo qué condiciones. Del mismo modo, España anunció que una medida de cuarentena de 14 días a su llegada estaría vigente hasta al menos el 24 de mayo y posiblemente más”.

“Los viajes internacionales no pueden reiniciarse en tales condiciones. En una encuesta reciente que hicimos en 11 mercados, el 84% de los viajeros dijo que las medidas de cuarentena eran una de sus principales preocupaciones, y el 69% esencialmente dijo que no volverían a viajar en tales condiciones”.

“Nuestra principal prioridad es reiniciar esta industria de manera segura. Estamos proponiendo una serie de medidas que creemos que darán a los gobiernos la confianza para volver a abrir sus fronteras. Es un enfoque de bioseguridad basado en riesgos que necesita ser coordinado globalmente. Eso es importante. El país de llegada debe confiar en los procedimientos establecidos en el aeropuerto de salida. Y los viajeros necesitarán la tranquilidad de medidas comunes”.

“En el sistema de capas basado en el riesgo que proponemos hay controles de temperatura y otras medidas a la salida para evitar que los viajeros sintomáticos vuelen. Y un sistema robusto de declaraciones de salud administrado por el gobierno y un seguimiento de contactos riguroso pueden manejar el riesgo de los viajeros asintomáticos. Nos oponemos a las medidas de cuarentena porque la combinación de estas medidas, si se implementa bien a nivel mundial, puede gestionar los riesgos”, aseguró De Juniac.

“Estamos trabajando con la OACI y otras partes interesadas para establecer un sistema de capas acordado basado en el riesgo rápidamente para restaurar de manera segura y eficiente la conectividad global”.

El presidente de IATA se refirió también al problema de los reembolsos por cancelaciones. Según la UE 261, las aerolíneas europeas deberán devolver alrededor de 9.200 millones de euros por vuelos cancelados hasta finales de mayo.

“EU 261 no fue diseñado para hacer frente a cancelaciones masivas como lo han requerido los bloqueos impuestos por los gobiernos en la lucha contra una pandemia global. Solicitamos la flexibilidad para emitir vales reembolsables, o reembolsos retrasados, que permitirían a las aerolíneas conservar algo de dinero valioso para sobrevivir a la crisis y garantizar que los consumidores obtengan sus fondos”, dijo De Juniac.

“Unos 16 estados de la UE que representan el 70% de la población de la UE apoyaron la solicitud. En lugar de una enmienda a la UE 261 que daría una orientación clara, las CE han emitido hoy vagas recomendaciones que, francamente, no son útiles para las aerolíneas que son consumidores. Ambos necesitan claridad. Esta no es una solicitud que hagamos a la ligera. Y cada viajero debe ser tratado de manera justa y recibir lo que se le debe. Con flexibilidad en la UE 261 podemos facilitar esto y mantener el sector viable durante la crisis”

“Si las aerolíneas se quedan sin efectivo, las personas perderán sus empleos, las aerolíneas podrían fracasar y habría consecuencias negativas en la cadena de valor de viajes y turismo. No hay beneficio de política pública en eso. Las aerolíneas impulsan negocios y vinculan economías. Reiniciar las economías con un sector de transporte aéreo aún más cobarde es similar al boxeo en la lucha de su vida con una mano atada a la espalda”.

“Hacemos un llamamiento a los Estados miembros de la UE para garantizar que se logre un enfoque armonizado para los reembolsos y cupones durante Covid-19 a través de un ajuste temporal y claramente redactado del marco actual de derechos de los pasajeros”, concluyó Alexandre de Juniac.