Iberia e IAG estrenan Presidente y CEO

Luis Gallego, quien hasta ayer ocupaba la presidencia de Iberia finalmente tomó posesión de la dirección de IAG -International Airlines Group-, y es reemplazado por Javier Sánchez-Prieto.

Desde hoy, Javier Sánchez-Prieto (n. 1969) recoge el testigo de Luis Gallego y se convierte en el nuevo presidente ejecutivo de Iberia.

“Es un honor y un gran satisfacción volver a Iberia, pese a los momentos difíciles por los que atraviesa la industria. El equipo de Iberia ha demostrado en los últimos años que es capaz de hacer frente a todo tipo de retos y dificultades, logrando escribir en los últimos años una historia de éxito. Estoy seguro de que todos juntos lo conseguiremos una vez más”, ha afirmado Javier.

Javier es licenciado en Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense e Ingeniero Técnico Aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid.
Durante su primera etapa en Iberia como director de Planificacion Estratégica y Finanzas lideró el Plan de Futuro de la compañía, que supuso la vuelta a la rentabilidad después de varios años consecutivos de pérdidas.
Previamente, trabajó en Iberia Express, donde formó parte del equipo de lanzamiento de la compañía, con responsabilidad sobre las áreas de Planificación Estratégica, Finanzas, Compras, Sistemas, Flota, Recursos Humanos y Asesoría jurídica.

Antes de Iberia Express, Javier trabajó en el Grupo Uralita teniendo distintas responsabilidades dentro del área de Estrategia y también como director General de negocios; y tuvo su primer contacto con el mundo de la aviación en Air Nostrum, donde trabajó primero en Mantenimiento y después en el área de Planificación Estratégica y Control de Gestión.

La carta de despedida de Luis Gallego

Hola a todos,

La vida pasa rápido y aunque han sido 7 años y medio, parece que fue ayer cuando os dirigí mi primera carta.
Una carta en la que os decía que, aunque no había trabajado en Iberia, mi vida en el sector aéreo me había dado la oportunidad de trabajar con muchos de vosotros, sabía de los excelentes profesionales que conformaban la plantilla y para mí era un orgullo y un honor poder liderarla a pesar de la dificultad de la situación. Era un momento en el que teníamos que trabajar duro para sacar adelante Iberia y para demostrar a todo el mundo que esta era una gran empresa con un gran futuro por delante. Nos tocaba trabajar juntos, sacar lo mejor de nosotros mismos y cambiar el rumbo de la Compañía.
Necesitábamos construir una nueva Iberia rentable y con futuro. Una nueva Iberia donde cada día fuera un nuevo reto (donde cada día fuera nuestro primer día), donde recuperáramos la ilusión perdida, donde siguiéramos sintiéndonos orgullosos de pertenecer y de poder representar a España por todo el mundo, donde nuestros clientes se sintieran como en casa y donde pudieran seguir trabajando las futuras generaciones.

Hemos hecho muchas cosas: hemos dado la vuelta a la cuenta de resultados, hemos invertido en nueva flota, hemos creado una nueva marca, hemos puesto al cliente en el centro, hemos sido dos años consecutivos la aerolínea más puntual del mundo, hemos recuperado y lanzado nuevas rutas, hemos desarrollado oportunidades, hemos sentado la estrategia de una Iberia más fuerte en el futuro…
Y todo eso lo hemos hecho juntos. En equipo. No existe mejor manera de hacer las cosas.

Me voy de Iberia con un recuerdo imborrable. Me llevo amigos, canas, acuerdos importantes, reapertura de rutas, crecimiento, momentos difíciles, momentos emocionantes, conversaciones con muchos de vosotros, desayunos, risas, etc. Siempre dije que la vida nos da retos y está en nuestra mano dar lo mejor de nosotros mismos para que el día de mañana, cuando echemos la vista atrás, podamos decir con orgullo: yo estuve allí y fui parte de ello.
Como os decía en mi carta previa, desgraciadamente dejo Iberia cuando tenemos de nuevo una dura batalla por delante. La peor en la historia de la aviación comercial. Pero sabéis bien que así es este sector: nos apasiona pero nos reta continuamente. No hay tregua. De nuevo tenemos que dar lo mejor de nosotros para garantizar el futuro. Estoy seguro de que juntos de nuevo no hay reto que no podamos conseguir. Lo que ya os decía en mi primera carta, lo puedo ratificar sin ninguna duda años después: la fuerza de Iberia son las excelentes personas y profesionales que la conforman.

Comienza una nueva etapa liderada por Javier, un profesional de dilatada experiencia en el sector y en el Grupo, al que muchos ya conocéis por su labor en Iberia al comienzo de la transformación de la Compañía, y al que deseo mucho éxito. Estoy seguro de que trabajando juntos como hasta ahora haréis un equipo imbatible.
Gracias por todos estos años,
Luis