Italia, Grecia y España van abriendo puertas al turismo

El turismo quiere ponerse en marcha en todo el mundo. Mientras la aviación comercial va definiendo pautas, los gobiernos anuncian cuándo y de dónde llegarán sus visitantes.

Las medidas tienden a favorecer en primer lugar a los propios habitantes de cada país para luego comenzar a abrir fronteras con aquellos países cercanos que se encuentren en etapas similares en cuanto a la evolución de la enfermedad.

Italia por ejemplo anunció que reabrirá todos sus aeropuertos a partir del 3 de junio. Desde ese día el Gobierno de este país permitirá a sus ciudadanos desplazarse libremente por todo el territorio nacional y también abrirá las fronteras a los viajeros de la Unión Europea, que podrán hacer turismo en Italia sin necesidad de hacer cuarentena.

Es decir que “será posible emprender la reapertura de todos los aeropuertos, se permitirán de nuevo los viajes entre regiones y los internacionales y se acabará toda limitación al transporte público”.

La Basílica de San Pedro es una muestra más de todo el proceso de apertura ya que se puede volver a visitar para participar de sus misas públicas, pero ello ha sido posible luego de un proceso intenso de sanitización y cuidado de sus obras de arte. La visita ahora tendrá estrictas normas que garanticen la separación entre los visitantes y el empleo obligatorio de mascarillas faciales, además de controles térmicos tanto a feligreses como a los turistas. La todavía poca afluencia de visitantes está permitiendo fotos únicas, además de vivir la experiencia de lo que parecería una visita privada. La Basílica de San Pedro estuvo poco más de dos meses cerrada a visitantes.

España sin extranjeros

Mientras continúa la apertura de la cuarentena en el país, la vicepresidenta cuarta del Gobierno y responsable de la desescalada, Teresa Ribera, cree que España volverá a recibir turistas internacionales el próximo mes de julio. No obstante, aclara que una apertura prematura y masiva “sería una irresponsabilidad” que podría poner en riesgo a la población española.

En una entrevista concedida a Efe, advierte que “tenemos que ir con mucho cuidado sobre cómo la persona que viene no corre riesgo, porque llega a un destino seguro, y al mismo tiempo no supone un riesgo para la población local”. “Nuestra idea es que podamos trabajar sobre orígenes y destinos seguros más bien pensando en el mes de julio que en el de junio”, sostiene.
La vicepresidenta, que incide en la necesidad de que la desescalada se complete con el estado de alarma en vigor, revela que empieza a haber interés y demanda de turistas extranjeros de venir a España “una vez que la situación de la pandemia está controlada y empieza a hacer buen tiempo”.

Por ejemplo Barcelona abrió este miércoles sus playas y parques para realizar paseos, en una ligera flexibilización del confinamiento en la segunda ciudad de España, fuertemente golpeada por el coronavirus. Las playas ya estaban disponibles para la práctica deportiva por las mañanas, pero a partir de esta jornada quedan abiertas desde las 06h00 hasta las 20h00 para los paseos por la arena.

Madrid descarta que reciba visitantes del exterior hasta el próximo año, así lo anunció su alcalde, José Luis Martínez Almeida, al decir que se establecerán tres fases para el sector turístico, que supondrá impulsar el turismo internacional a partir de 2021. Durante la primera fase, ha anunciado el alcalde, se impulsará el consumo interno en la ciudad, y posteriormente se intentará recuperar el turismo nacional. Por último, en una tercera fase, se intentará el retorno del turismo internacional.

Francia y Alemania

El país galo estima que sus connacionales podrán salir de vacaciones en julio y agosto dentro de sus fronteras (incluidos sus territorios de ultramar), mientras que la mita de los alemanes han expresado que no tiene intención de moverse de casa este verano y prescindirá de hacer las maletas para viajar a algún destino turístico, un 31% tiene intención de desplazarse a algún otro punto de Alemania para disfrutar del descanso veraniego y tan solo un 19% está dispuesto a probar algún destino turístico en Europa.

Solo un 3% piensa, pese a las limitaciones internacionales en el tráfico de viajeros, en viajar a algún punto fuera de Europa para descansar.

Grecia dice sí al turismo

Grecia reabrirá toda su infraestructura turística el próximo 15 de junio, según anunció ayer el primer ministro Kyriakos Mitsotakis, quien confirmó asimismo que el próximo 1 de julio se reiniciarán los vuelos internacionales a y desde su país.
En un discurso televisado a la nación, Mitsotakis dijo que los visitantes extranjeros estarán sujetos a pruebas de coronavirus de muestra y que habrán de cumplir los protocolos de seguridad sanitaria igual que los locales pero, añadió, son necesarios para que se puedan explotar las bellezas naturales del país.

Grecia, a diferencia de España o de Italia, apenas ha tenido hasta ahora 170 muertes en dos meses de pandemia. Mitsotakis dijo que la respuesta eficaz que el país ha aplicado al virus puede ser un “pasaporte de seguridad, credibilidad y salud” para atraer visitantes, intentando captar a los viajeros que busquen seguridad sanitaria.
El ministro de Turismo, Harry Theocharis, por su parte señaló también este miércoles que a fines de mayo se anunciará una lista de países que reanudarán los vuelos con Grecia, y señaló que Atenas se centrará en reabrir un eje de conectividad que va desde los Balcanes hasta el Báltico. Lógicamente, sobre todo se orienta a Alemania, el primer mercado de su producto y el que está más recuperado.
Los búlgaros y los europeos del norte, incluidos los alemanes, estarán entre los primeros visitantes, dijo el ministro, además de los israelíes y chipriotas. Los viajeros entrantes no tendrán que someterse a pruebas de virus o cuarentena, pero se realizarán pruebas de muestra en áreas turísticas.