Julian Cook, sus perros y los negocios fallidos

La partida de la Argentina del ex CEO de Flybondi nos deja varios interrogantes acerca de su ¿exitosa? carrera empresarial.

Si hay algo que no deja dudas acerca de este empresario suizo(¿o inglés?) es su amor por los perros y la habilidad de encontrar nombres para sus empresas, polémicos, pero que dan que hablar. Convengamos que cuando se anunció que abriría en Argentina la primera aerolínea Low Cost y que el nombre elegido para bautizarla era el “bus volador”, con un toque de lunfardo, provocó la risa de todos los que los escuchaban. Flybondi no sonaba a seriedad, y los cientos de incidentes que sufrió desde su primer fallido vuelo inaugural, hasta cancelaciones y demoras, casi parecían confirmarlo a cada momento.

Si algo faltaba para descontracturar a la aerolínea fue la presencia de “Nelson”, el labrador color chocolate de Julian Cook que se convirtió en un empleado más y en la inspiración para darle el nombre al primer avión matriculado en el país.

Sin embargo a la gente le gustó lo que ofrecían y con ofertas imposibles como pasajes a $ 1 por tramo (más impuestos) lograron alcanzar los 2 millones de pasajeros el pasado viernes 8 de noviembre. Durante los 20 meses de operación de la aerolínea los destinos más elegidos fueron: Bariloche, Córdoba, Puerto Iguazú y Corrientes. Casi un 20% del total de los pasajeros transportados, volaron en rutas que no pasan por Buenos Aires.

Buceando en los antecedentes del empresario hay varias coincidencias que deberían haber llamado la atención de muchos. ¿Quieren descubrirlas?

Nelson, el labrador chocolate de Cook con el avión que lleva su nombre.

Sus primeras aventuras aerocomerciales

Julian Cook nació en Inglaterra pero sus inicios como empresario en el rubro de la aviación comercial fue en Suiza.

En el año 2000, luego de graduarse en la Columbia Business School se presentó a un programa que financia el inicio de empresas con una ayuda económica y Cook resultó ganador con su proyecto de la aerolínea low cost Baboo Airways, que se presentó al público como Flybaboo (suena parecido no?), con el capital legal mínimo para una sociedad anónima de 100.000 francos suizos. Otra similitud. En la Argentina abrió su empresa con un capital de 100.000 pesos. La aventura le duró 7 años.

Julian Cook tenía 33 años cuando fundó la aerolínea en el 2003 a la que llamó a sí en honor a su mamá nacida en India y fue su director hasta febrero de 2008. Su primer vuelo despegó de Ginebra hacia Lugano.

En octubre de 2010, Baboo anunció la devolución de sus 3 aviones Embraer E190 a sus arrendadores para fines de noviembre de 2010. El 25 de noviembre de 2010, el control de la empresa fue a parar a manos de Darwin Airline, que adquirió algunos activos de Baboo.

Una curiosidad se escondía entre los integrantes del Directorio de Flybaboo, Martin Varsasvky, que en su momento fue directivo junto a Cook de Southern Winds, la aerolínea de las narcovalijas.

Cook trabajó con el CEO de Southern Winds Juan José Maggio en 1999, según consta en su curriculum de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, donde estudió. 

Pero si bien esta fue la primera aerolínea que sí funcionó, en el 2000 intentó crear una compañía aérea toda Business Class, Newlines Airways, que pretendía operar con una flota de B757 entre Nueva York y Londres. 

Tofu, el primer labrador de Julian Cook al momento de abrir Flybaboo.

El amor a los perros

Como se explicó más arriba el nombre del primer avión de Flybondi recibió el nombre de Nelson, su actual labrador color chocolate, pero no fue el único que lo inspiró. Ya con Flybaboo había hecho famoso al labrador negro de nombre Tofu, nombre que le dio a su primer avión, llamando al segundo Samy, como el labrador de su padre.

Las imágenes de Tofu ilustraban las publicidades de la aerolínea, en su página web y hasta en las postales de Navidad.

El perro estuvo en el vuelo inaugural y acompañó a Cook en cada evento que realizaba la aerolínea.

Prólogo a la despedida
En diciembre de 2018 Julian Cook dejaba de ser el CEO de Flybondi para ocupar el puesto de Vicepresidente del Directorio de la compañía.

Hasta el pasado viernes cuando publicaba algunas declaraciones algo conflictivas horas después de las elecciones, en el grupo de WhatsApp “Empresarios por el cambio”, un chat de respaldo al Gobierno y derivado de otro más grande y conocido, “Nuestra voz”, que sigue vigente aunque con menos actividad. “Estimados, como todos en este grupo estoy triste por el resultado y no puedo creer que Cristina volvió”, decía su mensaje. “Decidí mudarme acá de Londres en 2016 y levanté US$75 millones para lanzar Flybondi. Al día de hoy hemos transportado dos millones de pasajeros, 400.000 viajaron por primera vez en su vida en avión.

“Fueron 4 años intensos, aprendí mucho y logramos mucho, pero hoy tengo la sensación, como muchos, de que vamos a volver a la situación anterior. Fue un placer vivir en la Argentina, conocí y trabajé con muchas personas brillantes y tengo acá amigos de la vida; el país es lindísimo… Es una pena irme, pero no me quedó otra. Voy a salir ahora del grupo”, dice, y elige una despedida fuerte: “Les deseo lo mejor, amo la Argentina y espero que un día va a salir del peronismo, un cáncer que destruye el país poco a poco desde [hace] décadas. Abrazos a todos, Julian Cook”.

Pablo Biró también le dedicó algunos minutos durante la entrevista que mantuvo con Manuel sierra el sábado pasado en el programa “Ciudadanos Viajeros” de14 a 16 hs en Radio con Vos, FM 89,9.

Escuchalo aquí.  https://ar.radiocut.fm/audiocut/embed/mini/pablo-biro-presidente-apla/