Las tendencias de viaje que se impondrán en la década

Freddy Dominguez, Vicepresidente de Mercado para Latinoamérica y el Caribe de Expedia Group Lodging Partner Services, analiza los cambios que se avecinan.

Cómo los cambios generacionales y geoeconómicos, los nuevos modos de trabajo, la diversidad de alojamientos, viajes ruteros, nuevas experiencias en el aeropuerto y la hiperpersonalización marcarán el pulso de los viajes, según Expedia Group.
Cuando el año nuevo llegue, también le daremos la bienvenida una nueva década. Este es un momento no solo para hacer apuestas sobre los años venideros, sino para una retrospectiva que muestre lo lejos que llegamos en nuestra industria.
Desde 2010, las conversaciones y predicciones de la industria han sido diversas: esta se recuperaba de una recesión global con un impacto desconocido a largo plazo; el creciente interés en los viajes de experiencia condujo a la incertidumbre para los negocios habituales, así como el impacto de tecnologías como el bitcoin, realidades aumentadas y virtuales, inteligencia artificial y voz fueron muy debatidas en el sector.
Hubo algunos éxitos y fallas. La recesión dejó la industria casi ilesa, pero la conversación se volvió hacia el impacto de los disturbios mundiales. Los viajes vivenciales son reales, florecientes y ahora fuertemente comercializados. Algunas de las tecnologías ya tienen un impacto como la inteligencia artificial con motores predictivos, los chatbots y la integración de búsqueda de viajes y reserva en dispositivos con voz a través de Alexa y Google Assistant.
Seríamos negligentes si no mencionamos la batalla por ganar las reservas directas. Afortunadamente, desde entonces llegamos lejos, ya que moderamos las conversaciones y dimos la pelea al trabajar de forma más colaborativa con nuestros socios de viaje. De este modo ponemos nuestras fortalezas tecnológicas a su disposición para que puedan resolver sus desafíos comerciales. Marriott es un gran ejemplo de esto, ya que en conjunto anunciamos una solución de distribución al por mayor, enfocada en priorizar a la industria, que fue descrita como un momento sorprendente. Con un nuevo año y una década por delante, tenemos algunas predicciones propias que eliminarán la fricción para los viajeros y traerán muchas más sorpresas.

Las apuestas obvias
Cambios generacionales y geoeconómicos

Si bien el meme “OK Boomer” puede ser un poco extremo, ilustra una brecha cada vez mayor entre las edades: perspectivas, intereses y valores únicos que definen las generaciones, que cambia la cara de los viajes y cómo se espera que los proveedores de viajes se involucren con cada uno.
Según la investigación de Expedia Group Media Solutions, los viajeros más jóvenes anhelan experiencias y aventuras únicas, que abrazan completamente la mentalidad #YOLO (you only live once). Acto seguido, la Generación Alfa viene en camino. La buena noticia para el año que viene es que nacen padres milenarios que no disminuyen la velocidad cuando se trata de viajar. Ahora, los desafíos son los jóvenes, pequeños, pero poderosos y con mucho impacto cuando se trata de influir en las decisiones de viaje familiar.
En una década, los miembros de la Generación Alfa, que se espera que sea cuente con mayores recursos y educación formal, cumplirán 20 años. En la universidad y/o en el trabajo, tomarán sus propias decisiones de viaje a medida que recorran el mundo. Se espera que deseen una experiencia de viaje totalmente digital y sin fricciones, en la que exploren nuevos destinos a través de sus sets de realidad virtual en casa. Mientras compran su próximo viaje, llevarán a sus seres queridos con realidad aumentada y bots avanzados, que instantáneamente ofrecerán itinerarios de viaje que con un solo clic se puedan reservar; serán tan personalizados que considerarán desde donde se quedarán hasta donde comerán. La apuesta es segura gracias a que la generación será muy transitada, tanto en el sentido físico como virtual.
En el nuevo año, muchas áreas del mundo pueden permanecer impredecibles debido a diversos factores, como las batallas comerciales o el clima político electoral. A pesar de las incertidumbres que afectan los viajes en el año, la creciente clase media a nivel mundial, específicamente en lugares como África, significa que las personas mejoran y más aún, tendrán acceso a buenos salarios. Parece obvio, pero lo diremos de todos modos, la mejora en los sueldos equivale a más personas que viajan y potencian el consumo en los años venideros.

Apuestas ligeramente interesantes
La cara cambiante del trabajo

Si bien el trabajo de escritorio de toda la jornada laboral aún puede ser una norma para muchos, cada vez es menos frecuente para los empleados. A medida que las empresas invierten más recursos en el bienestar de sus integrantes, brindan políticas de viajes, trabajo desde cualquier lugar y mayor flexibilidad, la satisfacción y la productividad de sus miembros reciben un impulso que aumenta la felicidad y la libertad en sus vidas personales. En los próximos años, las personas tendrán más tiempo, y tal vez dinero, en función de los beneficios proporcionados, como el cuidado de los niños, que serán utilizado en viajes.
Sin embargo, el arte de los viajes de negocios nunca desaparecerá, de hecho, será más importante a medida que las empresas crezcan y busquen obtener una ventaja competitiva. La política de viajes de una compañía refleja su cultura y compromiso con su gente, convirtiéndose en una oferta central que atrae talento.
Echemos un vistazo a las posibilidades de viajes conectados entre el trabajo y el desempeño. El cierre de tu oficina o tu tiempo libre planificado se reflejarán en tu calendario. A través de la inteligencia artificial, se puede predecir un viaje personalizado y se te notificará. “¿Se acerca tu tiempo libre, es hora de reservar un viaje?”, “¿deseas extender tu viaje de negocios el próximo mes a Londres para unas vacaciones familiares?” Y, con un clic de ‘sí’, se dirige a un itinerario personalizado basado en tus necesidades y preferencias.

Diversidad de alojamientos
Viajes de negocios que se convierten en bleisure (extensión de un viaje de negocios por placer), viajes familiares para asistencia médica: todos son los factores impulsan la diversificación en el alojamiento. Con la demanda de viajes para casas flotantes, yates, vehículos recreativos y remolques, Vrbo creció un 30% año tras año. La ola de alojamientos únicos ha llegado y la diversificación es importante, ya que los viajeros siempre deben tener la opción de elegir lo que mejor se adapte a sus necesidades, aunque tanto los hoteles de cadena como los independientes seguirán siendo una pieza fundamental del ecosistema.
Al aplicar la inteligencia artificial, las empresas pueden predecir lo que adquirirán los consumidores en función de los patrones de compra personales, y reservar un alojamiento no es diferente. Imagina una experiencia de reserva que recomienda automáticamente una propiedad de hotel específica en función de tus patrones de reserva de viajes anteriores. Solamente vemos la superficie y lo que podemos hacer para ofrecer experiencias más personalizadas y rápidas que nunca.

Apuestas extremadamente atrevidas
Salgamos a la ruta
Si bien pasar las vacaciones cerca de casa en un momento fue un competidor silencioso para los proveedores de alojamiento, los datos recientes de Vrbo muestran que los viajeros en ciudades de todo Estados Unidos reservan cada vez más rentas vacacionales próximas a su hogar, lo que significa que se van, pero no muy lejos.

El gasto en infraestructura combinado con las mejoras viales y tecnología automovilística hacen que la conducción sea más cómoda y eficiente. Podemos esperar que con carreteras en óptimas condiciones y las personas más conscientes de su huella de carbono, estas valoren cuándo necesitan tomar un vuelo. De este modo, podemos ver el regreso del viaje por carretera, lo que permite a las personas vivir y viajar de manera más flexible y espontánea.

Redefinición de la experiencia en el aeropuerto
Es la edad del viajero swing: personas que priorizan tarifas mejores y servicios aeroportuarios, como líneas de seguridad más cortas y mejores opciones para comer, incluso si eso significa trasladarse en automóvil más tiempo hacia el aeropuerto local en su pueblo o ciudad. Como tal, para capturar a estos viajeros, los aeródromos en los próximos años reevaluarán cada vez más sus ofertas (variedad de rutas de viaje, opciones de estacionamiento, cocina local, compras, etc.), redefiniendo en última instancia la experiencia del aeropuerto.

Compra de experiencias hiperpersonalizadas
A medida que los aeropuertos se conviertan en destinos, también se beneficiarán de una mayor personalización a través de servicios, similares a sus contrapartes de hotel. En la próxima década, es posible que los viajeros compren complementos a través de aplicaciones móviles basadas en sus preferencias y bolsillos, como entrada VIP a través de líneas de seguridad especiales, transporte desde la acera hasta la puerta, comidas empaquetadas proporcionadas antes de abordar, contenido a bordo aprobado, WiFi en vuelo y transportación desde el aeropuerto previamente contratada. Actualmente, muchos de estos servicios están disponibles, pero deben comprarse por separado y reunirlos en una sola plataforma aportaría valor tanto al viajero como al proveedor.
La hiperpersonalización no termina en el aeropuerto. Aunque las comodidades son ventajas en la experiencia del hotel desde hace mucho tiempo, también están listas para reinventarse. Los perfiles de viaje pronto incluirán detalles para hacer de los hoteles un verdadero hogar lejos de casa, al incorporar: datos de inicio de sesión de Netflix, la temperatura de agrado, opciones de alimentos y bebidas para que cuando los viajeros lleguen esté todo listo en la habitación.

Toma riesgos
El crecimiento de la industria mundial de viajes, una de las más grandes, crece a un ritmo rápido y con ello, crea enormes oportunidades para todos los que ofrecen experiencias increíbles para los viajeros.
La colaboración es la clave para hacer que esos momentos sucedan, por lo que el riesgo se minimiza. El enfoque colaborativo es nuestro compromiso principal con los proveedores de viajes, al igual que invertir en la investigación, desarrollo y prueba de la tecnología para que ellos no tengan que hacerlo. En 2019 destinamos más de $ 1.7 mil millones en tecnología y contenido y aunque no especularemos sobre cuánto crecerá ese número en el futuro, lo que sí sabemos es que esto hace que los años y la década sean mucho menos arriesgados para todos nuestros proveedores de viajes, ofreciendo mayores oportunidades para un crecimiento compartido.