LATAM, vuelo LA7821, versión oficial

La empresa hizo llegar un comunicado para aclarar lo ocurrido en el vuelo que traía de regreso desde Miami a 200 pasajeros argentinos y que sufrió un inconveniente técnico.

Información vuelo LA7821
Buenos Aires, 7 de enero de 2020.- El pasado sábado 4 de enero, el avión Boeing 767 que operaba el vuelo LA7821 (ruta Miami – Buenos Aires), con horario de salida programada 20.15 h (local), registró una falla poco habitual, pero prevista en los manuales operacionales. Antes de iniciar el proceso de despegue, ya en calle de rodaje y con el avión detenido, se registró presencia de humo y fogonazos durante la puesta en marcha del motor izquierdo.
Este suceso es advertido por los pasajeros ubicados en la parte posterior izquierda del avión, tras lo cual la Tripulación de Cabina (compuesta por 8 Tripulantes), además de informar al Comandante por intercomunicador, procede a comunicar a los pasajeros que la situación se encuentra bajo control de los Tripulantes de Mando y de personal de Mantenimiento, y a solicitar que permanezcan en sus asientos con cinturones desabrochados. Asimismo, procede a asistir y contener a los pasajeros más alterados, algunos de los cuales manifiestan su intención de querer abrir las puertas por su cuenta para descender de inmediato de la aeronave.
El rol del Tripulante de Cabina (más conocido por el nombre coloquial de azafata) es resguardar y preservar en todo momento la seguridad de los pasajeros. En este sentido, la protección de las puertas de la aeronave y la solicitud firme y asertiva de que los pasajeros permanezcan sentados y con su cinturón desabrochado forma parte de los procedimientos indicados para este tipo de situaciones por parte de los Tripulantes de Cabina. El cumplimiento cabal de estos protocolos es su responsabilidad y forma parte de su formación, entrenamiento y capacitación como tales. Es importante aclarar que el momento y la modalidad de evacuación de un avión, en caso de corresponder, es una decisión que se coordina entre el Comandante de la aeronave y el Jefe de Tripulación de Cabina, según el análisis de la situación contingente y lo previsto por los manuales de operación.
Tras esta situación, las Tripulaciones de Mando y Cabina ejecutaron a cabalidad los protocolos de seguridad y procedieron al desembarque de los pasajeros a través de la misma manga telescópica por la que habían embarcado.
Posteriormente, se realizaron los trámites de protección de viaje para los 203 pasajeros, de acuerdo a los vuelos disponibles. A todos los pasajeros se les ofreció el regreso en la primera opción disponible, así como alojamiento, traslado y alimentación. La mayoría de los pasajeros arribó a Buenos Aires el lunes 6 de enero, salvo dos personas, una de las cuales regresó el martes 7 -dado que priorizó un vuelo directo y otra que decidió viajar más adelante.
Lamentamos profundamente la experiencia que debieron atravesar nuestros pasajeros durante esta situación y remarcamos que en todo momento la actuación de nuestro personal, tanto de Mando y Cabina como del resto de las áreas, estuvo dedicada a priorizar y resguardar su seguridad, en acuerdo con los procedimientos operacionales vigentes.
Por último, cabe destacar que estamos en contacto con todos los pasajeros a través de nuestra área de Atención al Cliente, con el objetivo de realizar la evaluación y el seguimiento adecuado para cada caso particular.