Los agentes de viajes salen a las calles de Madrid, Barcelona y Edimburgo en reclamo de ayudas

Los 8 meses de pandemia siguen afectando gravemente al sector turístico. Europa está pasando por un rebrote que vuelve a poner en peligro su supervivencia y buscan visibilizar su agónica situación.

En Escocia más de 150 agentes de viajes, operadores turísticos y asociados de viajes se reunieron frente al Parlamento escocés en Holyrood. Allí miembros y representantes de todo el sector de viajes de Escocia, con máscaras faciales de ‘Save Scottish Travel’, carteles blandidos y pasaportes encuadernados con cinta de peligro, ondeando banderas del mundo frente al edificio del Parlamento pidieron un apoyo personalizado para el sector turístico escocés.

La presidenta de SPAA -Asociación de Agentes de Pasajeros de Escocia-, Joanne Dooey, dijo: “Corremos un riesgo grave e inmediato de perder la industria de viajes de Escocia y los 26.000 puestos de trabajo que apoya la industria.
Parece como si el gobierno escocés le hubiera dado la espalda por completo a la industria de viajes, que es enormemente miope.
“Escocia es un país pequeño que necesita su conectividad con el resto del mundo. Ya hemos perdido rutas y hay más inminentes. Si esto sucede, será una catástrofe para la economía escocesa”.

España se movilizó

El día de hoy, miércoles 18, se dieron cita frente al Congreso de los Diputados convocados por la Plataforma de Derechos de las Agencias de Viajes (PDAV). La consigna era reclamar visibilidad y ayudas urgentes ante la crisis del coronavirus, que ha afectado gravemente al sector.

Desde dicha plataforma resaltan que el sector “no ha recibido ayudas ni consideración alguna” por parte del Gobierno y, además, critican que la ley de viajes combinados les obligue a efectuar reembolsos en un momento en el que “no venden nada”, lo que está provocando “la quiebra generalizada del sector”.

Por ello, han convocado esta concentración, que tuvo lugar entre las 10:00 y las 13.00 horas del miércoles, para reclamar ayuda urgente ante la situación de las agencias de viajes, “sin ingresos, pero con el pago de los locales o incluso deudas en forma de créditos”.
La plataforma contabiliza hasta en 70.000 los puestos de trabajo que están en situación vulnerable ante esta situación, entre agencias, mayoristas, comerciales, autobuses o guías.

La COVID-19 también mata de esta forma y no queremos desaparecer”, alegan desde la plataforma y añaden que no pueden continuar “sin hacer nada”.

Las agencias de Cataluña reclaman un plan específico para el sector

Un plan específico que permita a las agencias de viajes de Cataluña sobrevivir al parón de actividad que ha provocado la pandemia de la COVID-19. Esta es la reivindicación de los centenares de profesionales del sector que hoy se han manifestado en la plaza Sant Jaume de Barcelona, que advierten de que en una situación en la que todo son gastos y hay cero ingresos, de no contar con una ayuda directa que les permita resistir la crisis podría cerrar hasta el 30% de estos negocios en Cataluña. “Se necesita un plan específico”, sostiene Miguel Ángel Soto, un empleado de agencia en Expediente de Regulación Temporal de Empleo, ERTE, y uno de los organizadores de la movilización, quien critica que la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, no haya hablado en todo este tiempo de ayudas para las agencias.

Desde la organización recuerdan que son miles de agentes de viajes, autónomos y trabajadores de pymes afectados por esta pandemia. Así, señalan que desde el inicio de la crisis se han tenido que devolver todas las reservas, la mayoría contratadas meses atrás, lo que supone perder toda la inversión del trabajo de 2020 y parte del realizado en 2019. Asimismo, advierten de que no cuentan con nuevas reservas para 2021.

“Vamos a hacer ruido, a que nos escuchen, a llevar un mural con nuestros mensajes, queremos que se vea que existimos, porque siempre somos los olvidados”

En este sentido, plantearon la necesidad de que las agencias reciban ayudas directas para que puedan afrontar todos sus pagos.
Es todo gastos y cero ingresos y cancelaciones desde el año pasado. Hay que pagar suministros, pagos de franquicia del grupo de gestión, la licencia, el seguro, la seguridad social… Es imposible mantenerse si no es con una ayuda directa”, reitera
A estos pagos fijos se le suma la falta de ingresos debido a la imposibilidad de viajar por las distintas restricciones de movilidad. “No se puede vender, qué quieren que vendamos si hay restricciones y limitaciones en los países y en el mismo país. Es imposible moverse”, recalca.
Al respecto, alerta de que de no llegar estas ayudas buena parte del sector se va a ver abocada a bajar la persiana.
De momento ya han cerrado entre el 5 y el 10%, pero si en el medio plazo no mejora la movilidad habrá un 30% que van a decir ‘no puedo soportarlo’ y tendrán que cerrar porque es imposible mantenerse”, constata.

Hablamos de 3.500 agencias en Cataluña. No sabemos cuántas resistirán“, indica la organización, quien destaca que en estos momentos la única actividad empresarial se limita a reembolsar a los clientes a medida que reciben de los proveedores las reservas anuladas, unos proveedores -aerolíneas, navieras y mayoristas- que tienen una política de reembolsos basada en los bonos.

Los agentes de la Comunidad Valenciana también han sido llamados a manifestarse este 18 de noviembre a partir de las 10.00 horas en la Plaza de Toros de Valencia. En su caso, demandan ayudas directas urgentes, la congelación este año del pago del seguro de crédito y caución sin la pérdida del título-licencia, fin al contrato de viajes combinados y que los bonos de la Comunidad sean gestionados en exclusiva por las agencias sin que éstas tengan que asumir el pago del 70%.

En los últimos días se han celebrado manifestaciones en otras ciudades españoles, como es el caso de Oviedo, Pontevedra y Salamanca, entre otras. Asimismo, además de estas convocatorias presenciales, las agencias de viajes están llevando a cabo diversas acciones de protesta a través de las redes sociales.