Más ayuda y menos limosnas

Lo que muchos anticipaban, dada la curva en ascenso de contagios de Covid 19 en el país, se confirmó.

Las medidas restrictivas tomadas por el gobierno hace dos semanas y que se vencían hoy 30 de abril, se prorrogan por 21 días más, es decir, tres semanas enteras.

Restricciones horarias para comercio y gastronomía, sumada a la circulación reducida de acuerdo al grado de riesgo sanitario que muestra el país, son las medidas de control de la circulación del virus hasta el 21 de mayo. Nada demasiado nuevo bajo el sol.

A lo largo y ancho del mundo son medidas que ya han sido probadas y se espera que alcancemos resultados bastante similares. Eso será así en tanto y en cuanto no se meta la política en la discusión.

El primer DNU, según el propio presidente Fernández, fue intempestivo y casi con bronca. Este segundo parece más consensuado y entendiendo todos que deben ser responsables de sus actos.

Sin embargo, la situación económica no está fácil para nadie y como dice la ley de la física: a toda acción corresponde una reacción

¿Cuáles son las medidas paliativas para todos aquellos que una y otra vez sufren las restricciones o prohibiciones de sus actividades?

Desde el Estado responden que sigue vigente el REPRO II con montos especiales para la actividad turística, que incluye a la gastronomía y alcanza a la suma de 18 mil pesos por trabajador.

Bárbaro, pero ¿Quién vive con 18 mil pesos!!!!!?

Además, el programa contempla que el resto del sueldo debería ser abonado por los empresarios, que a esta altura de la pandemia ven que el bolsillo del payaso tenía un agujero y los recursos se van agotando rápidamente.

Todo eso sin contar con que también están endeudados con créditos que ya perdieron el año de Tasa Cero y comienzan a correr los intereses, transformándose en un gran problema que se suma a las cuentas cotidianas.

Pero no acaba acá la cosa, con las restricciones impuestas su facturación volverá a caer y reducir personal no es una opción, porque si lo hacen no pueden acceder al beneficio del REPRO II, cuyo trámite es tan complicado que entidades como FEHGRA debieron realizar un seminario del que participaron más de 1000 empresarios hoteleros y gastronómicos de todo el país. Lo mismo sucede con los agentes de viajes.

¿Habrá soluciones menos complicadas para los empresarios?

Cada país afectado busca la que está más a su alcance, económicamente hablando, pero en el mundo entero las Pymes -y no tan Pymes- están sufriendo su propio desabastecimiento financiero y son empleos e historias las que van quedando en el camino.

Insistimos, deberíamos ser más creativos que el Covid 19, que muta para hacerle el olé a las vacunas y encontrar la manera de surfear la ola con más ayuda inteligente y menos limosnas.