“No a las cuarentenas, sí a los test COVID-19 a los pasajeros”

Bajo esa consigna reclaman por un protocolo de pruebas del Covid-19 los representantes del turismo de la Unión Europea. Más de 5.000 empresas y millones de empleados recuerdan que el sector supone el 10% del PIB de la UE y el 12% del empleo.

Decenas de organizaciones turísticas que engloban desde cadenas de hoteles hasta aerolíneas pasando por agencias de viajes, cadenas de comida rápida y parques de atracciones, escribieron a la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, para pedirle que presione a los gobiernos de los 27 Estados miembros de la Unión Europea para que acaben con ese sistema de cuarentenas y lidere el desarrollo y la implementación de ese marco armonizado para viajes, con el fin de salvar las empresas del sector y millones de puestos de trabajo en riesgo por las nuevas restricciones a la libre circulación en la lucha contra los rebrotes, establecidas unilateralmente.

Restricciones y test pero no cuarentenas
En su carta, los dirigentes de las organizaciones empresariales turísticas –entre ellas está incluso la IATA, que engloba a la inmensa mayoría de las aerolíneas del mundo- piden a Von der Leyen que los gobiernos europeos cambien el sistema de cuarentenas por otro que permita que el turismo dentro de Europa empiece a levantar la cabeza, por ejemplo sustituyendo las cuarentenas por un sistema de restricciones de viajes coordinadas y por la realización de más tests a los turistas.
La carta pide a Von der Leyen “su implicación personal inmediata” ante lo que consideran que es “una situación caótica” a la que se ha llegado porque cada gobiernos ha tomado decisiones nacionales sin coordinarlas con sus socios europeos. Recuerdan en su carta, como ejemplo del destrozo económico que están sufriendo, que el tráfico de pasajeros aéreos está lejos de recuperarse.

El turismo no se recupera
Sus datos aseguran que si en agosto el número de viajeros aéreos fue un 65% inferior a agosto de 2019, en las dos primeras semanas de septiembre se hundió aún más y fue un 73% menor que en el mismo período del año pasado.
La Comisión Europea no tiene competencias en la materia y lo más que puede hacer es intentar coordinar a los gobiernos nacionales. El Ejecutivo europeo ya propuso un sistema de colores según la incidencia del virus, unos semáforos que deberían servir para coordinar las restricciones de viajes entre los Estados miembros. Por ahora sin conseguir que las autoridades nacionales se lo tomen en serio.
Algunos gobiernos, como el húngaro, han vuelto a cerrar sus fronteras. Irlanda, que se verá en los tribunales con Ryanair porque la aerolínea de bajo coste decidió denunciar al Gobierno por las restricciones a los viajes, decidió ayer imponer cuarentenas a todas las personas que llegan desde Italia y Grecia.

La industria le recuerda a Von der Leyen que su propuesta no está poniéndose en marcha y que “el fracaso en su implementación acabará con cualquier posibilidad de una potencial recuperación” del sector turístico. Bruselas tiene las manos atadas porque las competencias al respecto son nacionales y sólo puede hacer recomendaciones.
La carta dice también que la recuperación del turismo debe “una de sus principales prioridades” porque “lo que está en juego si se reactiva o no se reactiva el sector es “la recuperación de Europa y de la economía europea”. El Parlamento Europeo votó el jueves una resolución en la que pide a los gobiernos que se pongan de acuerdo a la hora de luchar contra la pandemia. La próxima semana se reúnen los ministros de Asuntos Europeos con las restricciones de viajes en la agenda

Fuente: https://www.niusdiario.es