Paradoja de Glasgow

Los mandatarios y funcionarios que llegaron a la capital escocesa para participar de la Cumbre del Cambio Climático lo hicieron en más de 400 aviones, generando más de 13.000 toneladas de CO2.

Mientras los principales líderes políticos y grandes empresarios debaten  en la cumbre del clima qué medidas deben adoptarse para proteger el medio ambiente el aeropuerto de Glasgow reúne durante estos días unos 400 jets privados. Se calcula que sobre el cielo de la ciudad escocesa estos aviones han generado más de 13.000 toneladas de CO2.

Las redes sociales se han llenado de comentarios que denuncian la “hipocresía” de pedir a los ciudadanos esfuerzos para generar menos CO2, e incluso una de las medidas pasaría por no utilizar aviones para trayectos cortos, mientras los dirigentes políticos y empresarios han colapsado con sus aviones y jets privados el aeropuerto de Glasgow.

El presidente estadounidense, Joe Biden, llegó con una flota de cuatro aviones, el helicóptero Marine One y una enorme caravana de coches SUV.

El rotativo Daily Mail ha denunciado que los más ricos protagonizaron una impactante llegada ‘antiecológica’ a la COP26 ya que tuvieron que volar en sus aviones vacíos casi 30 millas de más para poder aterrizar en medio por culpa de un insólito atasco aéreo en Glasgow y Edimburgo, y continuar el trayecto en SUV y limusinas privadas.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, llegó a la reunión ambientalista en su jet de 70 millones de dólares, seguido por el príncipe Alberto de Mónaco y el príncipe Carlos.

Se calcula que sólo el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden generará 2,2 millones de libras de carbono para llegar a la cumbre, gracias a una flota de cuatro aviones, el helicóptero Marine One y una enorme comitiva que incluye a The Beast y numerosos todoterrenos.

Además, Biden nos ha dejado una de las imágenes más hipócritas de esta semana. Y es que, el presidente de los Estados Unidos llegaba en un convoy de 85 coches a Roma para tratar la agenda climática en la cumbre del G-20.

En el caso de España, un avión oficial ha realizado hasta tres vuelos a Glasgow desde distintas ciudades para trasladar a Pedro Sánchez y a las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Rivera.

Mientras tanto, la Comisión Europea sigue pensando sablear al consumidor de a pie con un nuevo impuesto al transporte aéreo, pero no se ha preocupado mucho por la contaminación que emiten los aviones privados, ya que pretende eximirlos del nuevo impuesto.

España tampoco se queda atrás, ya que pretende sumarse a la prohibición de los vuelos de corta duración (2,5 horas o menos) con la excusa de la contaminación. La alternativa deberá ser la de realizar el viaje con tren. Ya tenemos un ejemplo de país que ha tomado esta medida, Francia ha sido el primer país en prohibir los vuelos de corta duración.