Paso atrás en la relación Estados Unidos-Cuba

La Administración Trump prohibió vuelos regulares de empresas norteamericanas hacia la isla, con excepción de La Habana.

Los argumentos de quienes están de acuerdo con esta medida se refieren a que de esta manera el gobierno cubano no tendrá dinero para reprimir a los cubano opositores al régimen y ayudar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, rechazado por los Estados Unidos .

Pero, según la nota publicada en Travel Industry Today, la prohibición sólo afectaría a los cubano-americanos que verían dificultado su viaje a la isla a visitar a sus familiares sin provocarle mayores inconvenientes al gobierno de Cuba.

A partir de Diciembre los vuelos de JetBlue a Santa Clara, Holguín y Camaguey estarán prohibidos, los mismos destinos a los que dejará de volar American Airlines, la que también tendrá que suspender las rutas a Varadero y Santiago de Cuba. “Esta acción evitará que el régimen de Castro se beneficie de los viajes aéreos estadounidenses y use los ingresos para reprimir al pueblo cubano”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en Twitter. Si bien Raúl Castro renunció a la presidencia el año pasado, sigue siendo jefe del Partido Comunista, la máxima autoridad del país.

Los vuelos charter a destinos fuera de La Habana aparentemente no se ven afectados por la prohibición, pero esos vuelos tienden a ser más caros y mucho menos convenientes. La otra opción legal restante es un vuelo a La Habana y luego un viaje por carretera que podría durar entre ocho y 12 horas, en el caso de las ciudades orientales de Cuba.

El gobierno de Trump ha estado endureciendo regularmente el embargo de seis décadas sobre Cuba en los últimos meses con el propósito declarado de cortar los ingresos al gobierno cubano y obligarlo a cortar los lazos con Venezuela y otorgar más derechos humanos a los ciudadanos cubanos. Washington ha prohibido los cruceros estadounidenses que visitan Cuba, sancionó a los petroleros que transportan petróleo de Venezuela a Cuba y permitió demandas contra compañías extranjeras que se benefician del uso de propiedades confiscadas a estadounidenses o cubanos que luego obtuvieron la ciudadanía estadounidense.

Fuente: https://travelindustrytoday.com