Primer día del Congreso de Agentes de Viajes entre la ilusión y la esperanza

Mil asistentes compartieron el primer evento presencial del turismo en la Argentina desde marzo del 2020. Talleres, conferencias y muchos encuentros cara a cara fueron las imágenes más repetidas en el Sheraton Tucumán.

La jornada comenzó con los talleres de Turismo Estudiantil, Turismo Accesible y una presentación de la Administración de Parques Nacionales.

Luego fue el turno de Aerolíneas Argentinas para presentar los datos de la empresa en cuanto a movimiento de pasajeros, el impacto del PreViaje con un incremento notable de reservas desde el mes de noviembre en adelante y la programación de verano tanto dentro del país como las rutas internacionales.

La mañana terminó con la conferencia de Guillermo González sobre ” 5 claves y un secreto. Un viaje de ida al mundo de los negocios post pandemia”. Ágil y divertido, el conferencista planteó algunos tips interesantes acerca de la fidelidad de los clientes (que no existe), cómo hacer del cambio un ejercicio diario para amoldarse a los nuevos consumidores y de la necesidad de crear nichos de negocio para encontrar al cliente justo para el producto y servicio ofrecido.

Llegó después el tiempo de presentar los alentadores números del PreViaje 2, donde el 55% de las ventas corresponde a agencias de viajes. Se informó también que el nivel de carga de comprobantes es muy superior al del primer Plan de fines del 2020 y que es muy probable que de agotarse el cupo inicialmente creado para tal fin haya una ampliación.

Después de analizar el presente del transporte terrestre y aéreo se realizó la conferencia de Augusto Salvatto “Una hoja de ruta para lo que viene” en la que disertó sobre la situación coyuntural de América Latina y que tal vez el futuro nos traiga buenas noticias que como país deberíamos aprovechar generando consensos que faciliten el desarrollo que viene de la mano de un viento de cola de la economía mundial.

Al final del día sería la apertura, los discursos, los agradecimientos y también los reclamos.

Pero en definitiva el clima de todos los allí presentes fue de mucho entusiasmo por vislumbrar el fin de la pesadilla, por empezar a ver una reactivación y con la esperanza de que los anuncios realizados por el Gobierno Nacional acerca de la apertura de fronteras ponga definitivamente al turismo en marcha.