¿Qué es el Turismo Naranja?

Este concepto nació hace seis años de la mano de quienes están interesados en la promoción y fortalecimiento de un turismo cultural sostenible y creativo. Hoy sigue desarrollándose.

Para Jordi Tresserras, consultor de la UNESCO y Director del Lab-Patc Laboratorio de Patrimonio y Turismo Cultural de la Universitad de Barcelona y la Red Ibertu el Turismo Naranja es “un turismo sostenible y generador de desarrollo cultural, económico y social a partir de la gestión turística responsable del patrimonio cultural, la producción artística y las industrias culturales y creativas”.
El mismo se desprende de la denominada “economía naranja” que se refiere a la economía cultural y creativa, hy según Tresserras “en octubre de 2013, Pedro Felipe Buitrago e Iván Duque Márquez presentaron el manual “La economía naranja: una oportunidad infinita” editado por el Banco Interamericano de Desarrollo. En el debate que mantuve con Buitrago acordamos que si la economía cultural y creativa es economía naranja el turismo cultural y creativo tenía que ser turismo naranja. Así le pusimos color a este turismo como ya habían hecho otros antes para el turismo ecológico y de naturaleza (verde), de actividades náuticas (azul), de nieve, montaña y deportes de invierno (blanco) o el vinculado a la comunidad LGTB (rosa).

El Turismo Naranja propone qué experiencias no se debe perder un visitante para lograr conectar con los habitantes de ese lugar y sentirse integrado dentro de la cultura local. Así es que esta nueva tendencia denominada Turismo Naranja constituye una forma diferente de entender el Turismo Cultural pues pasar una tarde en un mercado, asistir a un festival de música local o acudir a una actividad de ocio propia de la gente del destino ha dejado de ser “sólo para los locales” y ha empezado a formar parte de la nueva oferta de un destino que las revistas turísticas muestran en la sección de “cosas por hacer en el destino” y que como gran ventaja ofrece además de la diversificación de la oferta, la atemporalidad, es decir, la posibilidad de desarrollar la actividad turística durante todo el año.

El turismo naranja es un turismo sostenible y generador de desarrollo cultural, económico y social a partir de la gestión turística responsable del patrimonio cultural, la producción artística y las industrias culturales y creativas.
Es un articulador y potenciador de la economía naranja, la economía cultural y creativa, contribuyendo a generar oportunidades para la comunidad local a partir de su identidad y mediante la configuración de destinos naranja, territorios o clusters turísticos con identidad cultural.

El destino naranja es un territorio con identidad cultural, un destino con recursos culturales y creativos que tiene la economía naranja como uno de sus ejes de desarrollo endógeno y genera una capacidad de atracción suficiente para inducir a un viajero a realizar los esfuerzos necesarios para desplazarse hacia él. El destino naranja debe disponer de un portafolio de productos derivados de la acción creativa de la comunidad local, o de la interacción de ésta con el turista.
Consiste en un destino con un imaginario, un(os) icono(s), con una marca, un precio y un lugar en el mercado, con una comunidad que participa, se identifica y ejerce de anfitriona, y que mantiene durante una gran parte del año un flujo de visitantes y turistas lo suficientemente numerosos como para convertir esta actividad en una de las bases de su economía. Sin duda la labor de la UNESCO es clave gracias al impulso de iniciativas como la Lista del Patrimonio Mundial, la Lista de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial o la Red de Ciudad Creativas. Es fundamental desarrollar recomendaciones que contribuyan, cuando sea preciso, al desarrollo responsable y sostenible del turismo naranja.

Fuentes: https://www.hosteltur.com http://www.unesco.org