¡Qué semanita!

Casi que empezamos a extrañar esos días de cuarentena estricta en donde nada pasaba y sólo nos preocupaba saber si teníamos suficiente papel higiénico en stock y qué plato nuevo íbamos a intentar cocinar.

Las PASO están dejando una crisis institucional que nos tomó por sorpresa a casi todos, pero que a pesar del cimbronazo que provocó en la Casa Rosada no hubo exabruptos de ningún sector de la sociedad como sucedía antaño.

Esta vez no hay un “que se vayan todos”, aunque sí se escuchan pedidos para que se vayan algunos.

Definitivamente hoy podemos decir que Argentina ha consolidado una democracia madura que se sostiene a pesar de estar viviendo una situación inédita en el país. ¡Por fin!

En ese marco y vinculado a la actividad turística, se dejó trascender en el portal Infobae que si bien habrá modificaciones en el gabinete, la cartera de Turismo seguirá estando a cargo de Matías Lammens. Tal vez una forma de darle continuidad a un trabajo que, si bien no ha sido de los mejores que tuvo el Ministerio de Turismo y Deportes, debió soportar una pandemia que inmovilizó al mundo.

Mientras tanto y casi sin levantar polvareda el Aeropuerto de Mendoza comienza a ponerse en marcha para recibir al primer vuelo de Aerolíneas Argentinas que cruzará la Cordillera de los Andes para unir nuevamente a la provincia con Santiago de Chile.

De alguna manera es el incipiente inicio del retorno hacia la normalidad del mercado aerocomercial y la recuperación del pasajero internacional.

Otrosí digo. El sector está viendo con buenos ojos el fin de muchas restricciones en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires lo que permitirá reactivar con más fuerza a la hotelería y la gastronomía, especialmente para las reuniones de trabajo y eventos.  

Indudablemente la campaña de vacunación va demostrando que a pesar de las teorías conspirativas y los movimientos anti vacuna el camino era por ahí, quizás un poco antes, pero sin dudas era por ahí.

Si a eso le sumamos el pre anuncio del PreViaje para jubilados y que finalmente podrán concretarse los viajes de egresados, podemos decir que el turismo volverá a ser impulsor del movimiento económico de muchas economías regionales en nuestro país.

La crisis política y económica que sabemos soportar los argentinos debería posicionarnos como los grandes supervivientes de este Siglo XXI.

Tal vez, si por un segundo, nuestros dirigentes políticos entendieran el gran país que tenemos, y cómo lo podríamos relanzar si todos encontramos un horizonte común, nuestra historia sería otra.