Río de Janeiro sin carnavales “da rúa”

El alcalde Eduardo Paes (PSD) canceló el Carnaval callejero de Río de Janeiro. La decisión fue anunciada en una reunión con las escolas do samba y patrocinadores este martes por la tarde. Tampoco se harán en Salvador, San Pablo y otras localidades del interior de Brasil. Sí habrá desfiles en el Sambódromo.

La decisión se tomó teniendo en cuenta los datos epidemiológicos, que apuntan a un nuevo aumento de casos de covid-19 luego de un período de caídas.

Él y el secretario de Salud, Daniel Soranz, se reunieron con representantes de las ligas que aglutinan algunos de los principales clubes de la ciudad, como Sebastiana.
En total, 506 escolas se inscribieron para desfilar. Paes aún no ha garantizado la realización del Carnaval callejero, pero indicó que no ve motivos para cancelar los desfiles de las escuelas de samba en Marquês da Sapucaí. Ya ha comparado el Sambódromo con los estadios de fútbol, ​​que volvieron a recibir público el año pasado.

Según el alcalde, se mantienen los desfiles en el sambódromo, así como los bailes en lugares cerrados. Aún no se ha detallado un protocolo de control para el público. Estar al día con la vacunación será uno de los requisitos previos para poder acceder a estos eventos. También será necesario el uso de una mascarilla.

Otras capitales ya cancelaron eventos de Carnaval, siendo el principal Salvador. La lista de municipios que no contarán con los festejos llega a 58 en el interior de São Paulo, la costa y Gran São Paulo.

En una reunión el 20 de diciembre, el comité científico que asesora al alcalde de Río defendió que no había, en ese momento, motivo para establecer restricciones al festejo, que fue cancelado el año pasado debido a la pandemia.

Unos días después, Ambev, patrocinador del Carnaval callejero de Río de Janeiro, que firmó un contrato por valor de R $ 39 millones para los desfiles, notificó al alcalde para decidir sobre el evento hasta este miércoles.
La notificación también fue enviada a la presidenta de Riotur, Daniela Maia, y a Dream Factory, responsable de la estructura para apoyar los desfiles de moda.

Ahora, el municipio enfrenta un nuevo aumento en el número de casos, probablemente debido a la circulación de la variante omicron. El porcentaje de pruebas realizadas que dieron positivo para la presencia del coronavirus saltó del 1% a mediados de diciembre al 13% en la última semana.

El número de hospitalizaciones en la red pública sigue siendo uno de los más bajos desde el inicio de la pandemia, pero el número de personas en camas en la ciudad se ha más que duplicado desde Navidad, de 11 a 24, este martes por la tarde.

Mientras tanto, eventos privados promocionan y venden entradas para el período del Carnaval. La categoría afirma que es posible llevar a cabo un control sanitario exigiendo prueba de vacunación completa contra Covid.

Este lunes, Salvador confirmó la cancelación del Carnaval callejero en 2022. La decisión se tomó después de que el gobernador de Bahía Rui Costa (PT) anunciara que no habrá fiestas callejeras durante el período del Carnaval de este año.

La cancelación de eventos de carnaval debido al covid-19 se ha convertido en una realidad en todo el país. Los 29 municipios que forman parte de la Asociación de Ciudades Históricas de Minas Gerais tomaron esta decisión por unanimidad. El gobierno de Bahía también prohibió los eventos en las ciudades bahianas. En el estado de Río de Janeiro, Niterói y Maricá ya han seguido el mismo camino.

En Recife, el centro de carnaval más grande del estado de Pernambuco, todavía hay una indefinición. La ciudad dijo que la decisión quedará en manos de las autoridades sanitarias. La tendencia es que la gestión municipal de la ciudad siga la recomendación del gobierno estatal, pero la administración señala que los grandes eventos del Carnaval solo podrán volver al nivel prepandémico una vez superada la crisis de salud.

Fuente: https://www.jornalcorreiodamanha.com.br