Sólo se trata de trabajar

En los últimos días, empresarios del sector turístico se vuelven a preguntar por el futuro del Plan PreViaje 3 sin encontrar respuestas que den precisiones.
Esta lenta recuperación que conlleva la salida de la pandemia nos hace pensar que volver a una cierta normalidad llevará más tiempo del pensado y todo parece indicar que una temporada exitosa no alcanza para la recuperación de un sector que se mantuvo prohibido casi dos años.

A veces parece que viviéramos en mundos paralelos entre lo que somos y lo que creemos ser, un país con aspiraciones que no es capaz de superar su propia mediocridad política.

Cuando de a poco los argentinos con mayor poder adquisitivo vuelven a viajar al exterior, agotando pasajes a casi todos los destinos turísticos foráneos, los destinos nacionales pierden su capacidad de atraer pasajeros autóctonos por los costos que representan viajar por nuestro país, y, en el mientras tanto, las bajas temporadas vuelven a ser muy bajas.

Meses atrás ponderábamos al Plan PreViaje 2 porque el Estado recuperaba cerca del 80% en impuestos el dinero invertido en él, pero fundamentalmente porque permitía formalizar las operaciones e incrementar los puestos de trabajo.

Más tarde se habló de un Plan PreViaje 3 desarrollado pensando en la temporada baja de los destinos turísticos, algo que le daría continuidad laboral a las empresas turísticas y sustentabilidad económica a la región.

La falta de definiciones vuelve a generar una incertidumbre que el empresario del sector no termina de saber cómo interpretar y lo inhibe para trazar un futuro.

La actividad turística busca alcanzar la manera de generar trabajo sin depender económicamente del Estado, pero sin certezas la continuidad se hace difícil.

Según Alfredo González, presidente de CAME, entre 2011 y 2021 dejaron de funcionar 46 mil empresas PyMes, de las cuales un buen porcentaje estaban vinculadas, directa o indirectamente a la actividad turística y eso son muchos puestos de trabajo.

Si el Turismo es Política de Estado para los funcionarios de las gestiones de los últimos gobiernos, la atención prestada al sector estaría sucumbiendo ante la debilidad de la respuesta.