Turismo siempre es noticia

En el día de ayer un nuevo anuncio presidencial volvió a extender el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio por tres semanas más, y si bien se informó que habrá flexibilización en algunos distritos, la actividad turística sigue prohibida en todo el país y nada sugiere que difiera mucho en los próximos meses.

Salvo algunas provinciasque han ido habilitando actividades para realizar turismo interno, el resto de los argentinos deberemos seguir en cuarentena.

Sin embargo, según reconoció el propio Presidente en el día de ayer, el 85% del país supera la barrera de los 25 días para la duplicación de casos de contagio por el Covid-19.

El turismo volvió a ser noticia otra vez, pero no fueron las buenas noticias a las que estamos acostumbrados.

Para comprender cómo se comporta la actividad turística vernácula en la economía argentina, podemos citar que en 2019 el turismo receptivo se consolidaba como el 4to generador de divisas para el país, siendo superado solamente por los complejos sojero, automotriz y maicero.

Los ingresos en la cuenta de viajes totalizaban un total de 5.241 millones de dólares y terminaba el año siendo el séptimo país de mayor crecimiento del turismo receptivo tras Corea del Sur, Túnez, Turquía Taiwán, Arabia Saudita y Filipinas.

El turismo interno autóctono registró 7 millones de visitantes locales en los destinos argentinos y una cifra similar ingresó desde el exterior, generando un resultado de 15 mil millones de dólares de ingresos aproximadamente sólo en 2019.

Estos números representaron el 10% del PBI, y ese movimiento económico permitió la generación de 1.8 millones de empleos, el 9.4% del total del país. Su aporte fue mayor que la banca (5.8%), la minería (4.6%) y la fabricación automotriz (2.6%).

Para dejarlo en claro, la actividad turística en su conjunto emplea directamente a más personas que los sectores de servicios financieros, banca, minería y manufactura automotriz.
 
Además, por si esto no alcanzara, las estadísticas marcan que por cada empleo directo que se genera en el sector, se crean casi dos adicionales de forma indirecta, lo que hace que sus vínculos sean más fuertes que en los en otros rubros.

Está claro que hoy no se puede salir de casa para andar turisteando por ahí, pero sepamos porqué estamos convencidos que el negocio turístico es esencial para la recuperación economica del país.

Si los funcionarios lograran comprender lo que significa el sector para las economías regionales -por más que hoy la salud es lo primero que debemos cuidar-, deberían apoyarse más en los verdaderos profesionales de la actividad.

Esto permitiría achicar los tiempos de espera e intentar que los protocolos de seguridad, que se han generado con ayuda del sector privado, estén acompañados de medidas que fortalezcan al negocio en el menor tiempo posible.

Hay mucho por hacer y no se trata sólo de dinero, hacen falta cabezas que piensen y sepan cómo se hace, y por ahora no las vemos.

El camino está lleno de buenas intenciones, pero esas intenciones no alcanzan para transformarse en buenas noticias.