Uber sin licencia en Londres, y en Madrid son taxis

La controvertida aplicación no pudo renovar la licencia en la capital inglesa por “fallos” que pusieron en riesgo la seguridad de los viajeros, mientras tanto en Madrid firmaron un convenio y tienen 50 autos habilitados.

Transport for London (TfL), la autoridad reguladora del transporte en Londres, ha negado por segunda vez a Uber la licencia para operar su filial de taxis privados en la capital británica, donde realiza 3,5 millones de viajes al año y utiliza 45.000 conductores. El golpe podría ser duro porque Londres es el principal mercado europeo de la popular plataforma de transportes. No obstante, la firma puede seguir operando hasta que se consuma el proceso de apelación dentro de 21 días.

Aunque TfL admite que Uber ha colaborado de forma transparente y ha introducido importantes mejoras en los últimos meses, considera que “es un riego para la protección y seguridad de los pasajeros”. El principal problema es la facilidad con la que los conductores pueden manipular la aplicación informática de Uber y falsificar su identidad, de forma que en al menos 14.000 trayectos el conductor real no era el que los pasajeros creían que era.

Desde Uber explican: “la decisión de Tfl de no renovar nuestra licencia para operar en Londres es extraordinaria y equivocada. Por ello la vamos a apelar“, ya que entienden que en los últimos años han cambiado “los fundamentos de nuestro modelo, estableciendo nuevos y mejores estándares de seguridad”.

La empresa Uber comenzó a dar servicio de taxi a través de su aplicación UberX, la misma con la que presta servicio de vehículo de alquiler con conductor (VTC), según anunció la multinacional estadounidense.
La firma integra al taxi en su aplicación cuatro meses después de que el pasado mes de julio ya lo hiciera Cabify.
En ambos casos se trata de la unión en una misma app de dos modos de transporte urbano que mantienen una batalla desde hace años, que les ha llevado a protagonizar distintas movilizaciones y paros.
Uber comienza a dar servicio de taxi al integrar los 50 vehículos de este tipo de la empresa Ciudad de Taxi, con la que la plataforma asegura haber firmado un acuerdo de colaboración “tras varios meses de trabajo con asociaciones y taxistas independientes”.
Cabify, de su lado, asegura contar ya con más de 200 taxistas de Madrid integrados en su plataforma, que también da servicio de taxi en Santander y Valencia y que “en los próximos meses” prevé ofrecerlo también en Barcelona.
En el caso de Uber, asegura que ofrecerá servicio de taxi y de VTC indistintamente. Esto es, cuando un cliente pida un coche a través de su App irá a recogerlo el vehículo más cercano, ya sea un taxi o un VTC.
Así, a partir de este viernes, cuando un usuario solicite un viaje de UberX, la aplicación le informará de si el servicio asignado será prestado por un taxi o una VTC.
Uber asegura que las prestaciones y el precio para el viajero serán las mismas para los dos tipos de vehículos, de forma que tendrán precio cerrado, sistema de pago instantáneo y la posibilidad de compartir tarifa.
En este sentido, Uber explica que integra al taxi gracias al nuevo reglamento aprobado para el sector por la Comunidad de Madrid, que les permite precisamente ofertar el precio cerrado con antelación y carreras compartidas. Además, la multinacional dice que ha “mantenido conversaciones” con el Gobierno regional para “adecuar su operativa a dicho reglamento”.

Fuente: elpais.com