Un famoso trago que celebra 100 años y sigue vigente

El Negroni nació en Florencia en 1919 y un libro nos cuenta su historia y propone un tour alcohólico para seguir sus pasos.

Un tour alcohólico por Florencia revela los orígenes del Negroni, el trago que fue creado por un conde en un bar de la ciudad toscana hace exactamente 100 años.

Visitar Florencia significa hacer un viaje por la historia. No hay manera de escapar de la imponencia del Palazzo Vecchio, de asombrarse con el Ponte Vecchio o la galería Uffizzi. Pero eso es sólo la capa más evidente del pasado de la ciudad toscana. Se pueden explorar los rincones florentinos con la imaginación de estar en otra época: inicios del siglo 20.

Fue hace exactamente 100 años, según los cálculos del investigador Luca Picchi, que el coctel Negroni nació en Florencia. Esta mezcla creada para satisfacer el apetito alcohólico de un aristócrata bebedor, se transformó en la preferida de los hipsters y modernistas de todo el mundo. Un paseo por el centro de la ciudad muestra al visitante como el trago se transformó en moda. Pero el tour alcohólico comienza en otro punto: el hotel St. Regis, situado en un palacio sobre el rio Arno.

A fines del siglo 19, este lugar era frecuentado por el Conde Camillo Negroni, cuenta Picchi, autor del libro “Negroni Cocktail: una leggenda italiana”, del 2015 (Giunti Editore. Italia). La época coincide con la llegada de la iluminación pública eléctrica, lo que estimuló a la población a salir de noche para divertirse. Fue cuando apareció el bar en su concepción actual. El palacio que frecuentaba el Conde era un antecedente del bar. En realidad, era un “gentleman´s club” (club de hombres), ambiente de machismo y elitismo en el cual los aristócratas se reunían para emborracharse y decidir el destino de la humanidad.  

Pero la clase media, otro producto del mundo moderno, también quería experimentar la vida nocturna. Así los cafés se multiplicaron en Florencia a la vuelta del Siglo. Uno de ellos era el Casoni, donde el conde Negroni asistía regularmente. En esa época era popular un trago llamado americano, con Campari, vermouth y agua con gas, el nombre se debe a la moda de las bebidas gasificadas que llegaban de los Estados Unidos.  

Además de cliente, Negroni era amigo del barman Fosco Scarselli. Un dia en 1919, el conde le pidió a Scarselli que modifique la receta del cóctel. El agua gasificada lo dejaba demasiado suave para el gusto del noble caballero.  La madre del Conde era inglesa, cuenta el autor. Ella pasaba mucho tiempo en Londres y era una gran amante del Gin. La sustitución del agua con gas por el Gin entonces hizo nacer el coctel negroni. El lugar que ocupaba la cafetería Casoni, en la Via della Spada, fue vendido y cambio de nombre a Café Giacosa. Hace dos años, el local fue cerrado por el estilista Roberto Cavalli, que alquilaba el inmueble. Hoy está ocupado por un local de la marca Armani.  

Para seguir la tradición del Negroni entonces se deben caminar hasta la Piazza della Reppublica. Allí queda el Café Gilli, lugar con aspecto de alojamiento turístico, pero que representa una vieja posada de la aristocracia florentina. Es allí que ricos, poderosos y turistas beben sus negronis como si fuese 1919.

Por Marcos Nogueira (Folhapress) https://www.jornalcorreiodamanha.com.br/