Volver a empezar

manuel para editorial

Comienza una nueva etapa y sería sensato hacer borrón y cuenta nueva para darle crédito a una gestión que se inicia con algunos nombres conocidos pero muy lejos de la política sectorial.

El 10 de diciembre se inicia una nueva etapa en la historia de los argentinos, y una nueva etapa también en la vida de todos aquellos que de una manera u otra están vinculados a la actividad turística.

Esto recién empieza y ya hay mucha tela para cortar, porque al igual que en la política nacional la política sectorial tiene oficialistas y opositores, ganadores y perdedores, alabadores y detractores.

Están los que creen de forma enérgica y sin escuchar razones, que la revolución de los aviones fue producto de una mente brillante, y están los convencidos de que era una manera de romper con el sindicalismo aeronáutico para alcanzar el cierre de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Están los que piensan que la política llevó a la actividad turística a la categoría de política de estado y están los que descreen totalmente de que el turismo fuera una prioridad para la administración Macri.

Y también están los que reconocen a Gustavo Santos como un hombre que logró que Mauricio Macri entendiera la importancia de la actividad turística en la economía nacional, y aquellos que lo ven como un gran fabulador.

En todos los casos no existen verdades absolutas, nada es como parece, pero aún sin tener los conocimientos necesarios para opinar nos gusta agarrarnos de ellas para sentar posiciones de un lado u otro de la grieta.

Comienza una nueva etapa y sería sensato hacer borrón y cuenta nueva para darle crédito a una gestión que se inicia con algunos nombres conocidos pero muy lejos de la política sectorial.

A partir del miércoles pasado Matías Lammens es el nuevo Ministro de Turismo y Deportes de la Nación, muy vinculado al deporte, empresario, y con ninguna experiencia en turismo, salvo cuando viaja acompañando a San Lorenzo o se va de vacaciones. ¿Es bueno? ¿Es malo? Como decía mi abuela… el tiempo será testigo, pero yo le daría un voto de confianza, la mirada de los de afuera del sector les va a permitir aportar ideas diferentes sin dudas.

Recordemos que Francisco Paco Mayorga tampoco sabía nada de turismo y se fue como un gran innovador al generar la primera imagen corporativa de nuestro país con el slogan de El País de los 6 Continentes y el cóndor anaranjado y colorado.

El Ministerio de Turismo y Deportes va a estar dividido en tres Secretarías, dos vinculadas al turismo y una con el deporte.

Las Secretarías  de Turismo estarán a cargo de Juan García, ex funcionario de Aerolíneas Argentinas y recién salido de la actividad privada como agente de viajes, y Yanina Martínez, que fue hasta ayer subsecretaria de la Casa de la Provincia de Catamarca en Buenos Aires y el año pasado fue elegida para liderar al grupo que une a todas las casa de provincias, Confedo.

La de Deportes estará a cargo de Inés Arrondo, que tal vez por su participación en la selección nacional de hockey, la Leona campeona olímpica esté más presente en la memoria de la gente.

Y una vez más. ¿Es bueno? ¿Es malo?… el tiempo será testigo.

¿Había otros nombres? Sí. ¡Cientos, miles, millones! Cada interesado postulaba a su candidato, y lo hacía saber en radio pasillo para ver si daba en la tecla.

No nos desesperemos. Tal vez la novedad de los nombres juegue a favor de la actividad por tener ideas nuevas para llevar adelante. Se han calzado un sayo que no será fácil de llevar y los privados deberán ser un factor importante para acompañar, asesorar y contener.

Veremos si una vez más se produce la alquimia de lo público y lo privado