Wuhan hoy volvió a viajar

Aunque con barbijos y hasta con trajes protectores, miles de pasajeros de la ciudad china desde donde se propagó el Covid-19 llenaron aeropuertos y estaciones de trenes al levantarse la cuarentena.

Tras 11 semanas de confinamiento, la gente salió a la calle el miércoles y miles subieron a los primeros trenes y aviones que partieron de Wuhan a medida que se levantaban las últimas restricciones al movimiento en la ciudad china donde comenzó la pandemia del coronavirus.

La cuarentena sin precedentes decretada en Wuhan fue un modelo para los países que tratan de frenar la propagación del coronavirus. Con el final de las restricciones, la capital de la provincia de Hubei inicia otro experimento: reanudar la actividad económica y la vida cotidiana mientras se evitan nuevos contagios.

La imagen en Wuhan en este Miércoles Santo ha sido la de ciudadanos portando maletas con mascarillas y guantes, y en algún caso con trajes protectores blancos.

La cola para comprar los billetes en la estación de Wuchang da la vuelta a la esquina, según informa El Mundo. El primer tren ha salido a primera hora de la mañana con destino a la ciudad de Jingzhou.

Las autoridades chinas calculan 55.000 personas abandonen este miércoles el epicentro de la pandemia. Los ciudadanos chinos deben llevar en sus teléfono móvil un código en el que demuestren que no están infectados de coronavirus. Sin estos códigos está prohibido viajar.

La ocasión se conmemoró con un espectáculo de luz a ambas orillas del Río Yangtsé, con rascacielos y puentes proyectando imágenes animadas de trabajadores de salud ayudando a pacientes junto a la frase “ciudad heroica”, el título concedido a Wuhan por el presidente y líder del Partido Comunista, Xi Jinping. En los embarcaderos y puentes, residentes ondearon banderas, corearon “¡Vamos Wuhan!” e interpretaron el himno nacional a capella.


El tránsito no tardó mucho en recuperar la normalidad en los puentes, túneles y peajes reabiertos, mientras cientos de personas esperaban a los primeros trenes y vuelos para salir de la ciudad, muchos de ellos con la esperanza de recuperar sus empleos en otras partes del país. Casi 1.000 vehículos cruzaron un concurrido peaje en la frontera de Wuhan entre la medianoche, cuando se levantaron las barricadas, y las 07:00 de la mañana, según Yan Xiangsheng, un jefe de policía de distrito.

En cuestión de horas, unas 65.000 personas habían dejado la ciudad solo en tren y avión, según medios locales.
Las restricciones en la ciudad china en la que se registraron la mayoría de los 82.000 contagios y más de 3.300 decesos por el coronavirus, se habían aliviado gradualmente en las últimas semanas, mientras el número de nuevos casos descendía de forma constante. El gobierno no reportó nuevos contagios el miércoles.