Y un día llegó el ajuste…

Aerolíneas Argentinas anunciará hoy la suspensión de 7500 empleados durante los meses de junio y julio. Durante este período cobrarían una asignación no remunerativa del 75% de su sueldo. Los sindicatos en alerta.

Ante una caída de 97% en sus ingresos, Aerolíneas Argentinas suspenderá por los meses de junio y julio a unos 7.500 de su planta de cerca de 12.000 empleados a los cuales les pagará durante los dos meses una “asignación remunerativa” que, según fuentes de la empresa estatal, seguramente será mayor al 75 por ciento.

Durante la semana el presidente de AR, Pablo Ceriani, mantuvo reuniones con los sindicatos y durante el día de hoy presentarán su propuesta de acuerdo, que de ser aceptada por los sindicatos deberá luego ser homologada por el ministerio de Trabajo.

Este es el texto que la empresa hizo público hoy lunes a la mañana:

La rebaja de los ingresos no alcanzará al personal que se mantenga trabajando (básicamente, aquellos vinculados a los vuelos de repatriación y vuelos para traer insumos sanitarios desde China), aquellos que estén haciendo home office y aquellos que ya tenían algún tipo de licencia autorizada.

Aerolíneas buscará el acuerdo de las seis asociaciones sindicales que nuclean al personal para “atravesar esta difícil situación, adecuando el funcionamiento de la organización al escenario actual y preservando, en la medida de las posibilidades, los intereses de los trabajadores y trabajadoras”.

“Los trabajadores que ingresen en esta modalidad de suspensión temporal, que estará vigente durante los meses de junio y julio, cobrarán una asignación no remunerativa junto con el aporte normal a la obra social, conforme a lo establece la normativa que rige el procedimiento al que nos estamos acogiendo”, aseguraron desde la empresa. “En la mesa de negociaciones se va a discutir cuál es la suma no remunerativa que cobren los trabajadores suspendidos que van a ser solo los que no estén trabajando y la suma no remunerativa estará por arriba del 75 por ciento”, aclararon, aunque el porcentaje definitivo aún no está definido.

Tanto APLA como UALA emitieron sendos comunicados con términos muy similares instando a las autoridades a buscar alternativas a esta propuesta.